Verdemar cree que falta seguridad contra los vertidos del bunkering

El grupo ecologista condena el incidente que tuvo lugar el viernes en Gibraltar y que el Gobierno del Peñón, según un comunicado oficial, se esforzó "por minimizar el impacto en la medida de lo posible"

Tras un vertido de pétroleo en aguas de Gibraltar, del que ya dio cuenta ayer este blog, Verdemar-Ecologistas en Acción ha lamentado la falta de “garantías de seguridad para prevenir vertidos provenientes del bunkering en la Bahía de Algeciras”. De ahí que haya establecido una Red de Vigilancia para evaluar el alcance del incidente que tuvo lugar a primera hora de la mañana del viernes en Gibraltar, al detectarse un vertido de dicho combustible, procedente de un buque Bulk Carrier llamado AM GHENT  y que se encuentra registrado con el número IMO: 9593476, MMSI: 636015170) navegando bajo bandera de Liberia en la Bahía de Algeciras o en Gibraltar Bay, según las diferentes cartas de navegación.

El grupo ecologista campogibraltareño ha insistido en que las continuas maniobras de bunkering –o de trasvase de combustible–“se hacen continuamente” incumpliendo, presuntamente, la Zona de Especial Conservación del Estrecho Oriental ES6120032 de la región biogeográfica mediterránea de la Red Natura 2000.

Verdemar lamentó también que el vertido no hubiera sido controlado doce horas después del suceso y aventuraba que “podrían haberse vertido hasta ahora 130 toneladas de combustible al mar”.

Los ecologistas crearon una red de vigilancia, integrada por voluntarios, a fin de trasladar a la Unión Europea lo que consideran el posible incumplimiento de la normativa vigente por parte de las empresas que realizan este tipo de operaciones. Sin embargo, también anticiparon que habrían de realizar un escrutinio de cómo iba a llevarse a cabo el proceso de contención y corrección del vertido: “En las tareas de dispersión/recogida de los restos se debería utilizar productos que realmente disolviera el petróleo y eliminarlo de manera que no dejará restos o huella en su utilización. Productos efectivos y ecológicos que no afectan al medio marino y su litoral”, apunta dicho grupo ecologista.

Sobre ello, Verdemar ha aclarado que el absorbente Crunchoil es un producto oleofílico “que está elaborado en base a fibras naturales y biodegradables que actúan sobre todo tipo de hidrocarburos, aceites vegetales y otras sustancias como ácidos y álcalis”.

“Es un producto no tóxico e inerte que tiene la capacidad no solo de absorber sino también encapsular las sustancias derramadas tanto sea sobre su característica hidrofóbica”, añadió dicha formación conservacionista. “En diferenciación a otros absorbentes y adsorbentes, este producto no requiere de otros productos para la limpieza y menos aún de agua». “Es 100% orgánico, natural, biodegradable, inífugo, y no es tóxico”, asegura Verdemar en una nota. “Tiene la capacidad de absorber y encapsular cualquier tipo de hidrocarburo, aceite vegetal / mineral, e incluso ácidos o líquidos orgánicos (sangre, purines…)”.

La Autoridad Portuaria de Gibraltar (Gibraltar Port Authority – GPA), comunicó hoy que, junto con otros organismos, ha continuado con la operación de limpieza del vertido de petróleo que se produjo ayer por la mañana: «La GPA se ha centrado en redistribuir los activos para combatir el petróleo que se encuentra principalmente en el puerto interior. El objetivo principal es recoger todo el petróleo que flota libremente y posteriormente comenzar con la limpieza de todos los revestimientos, muros de muelle y bienes dañados por este vertido», afirma el Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar, que ya informó anteriormente que se había autorizado la presencia de dos embarcaciones del puerto de Algeciras para evitar que la mancha de combustible pudiera invadir el resto de la Bahía.

«La Autoridad Portuaria de Gibraltar está haciendo frente al incidente utilizando todos los medios disponibles, que incluyen, además de los propios, contratistas privados y medios del Departamento de Medio Ambiente, Sostenibilidad, Cambio Climático y Patrimonio».

Operación convencional de bunkering en aguas de Gibraltar

En este contexto, el Capitán del Puerto, Manuel Tirado, ha declarado: “Se está haciendo todo lo posible para asegurar que las aguas de los alrededores de nuestro puerto y de la costa se limpien lo antes posible. El buque será retenido hasta que nos aseguremos de que asumen toda la responsabilidad por el incidente”

“He tenido la oportunidad de salir hoy a nuestra bahía con el Capitán del Puerto –describió el Ministro del Puerto, Vijay Daryanani–. Me ha impresionado la magnitud de la operación en curso y estoy satisfecho con los esfuerzos que la Autoridad Portuaria y otros organismos están realizando para garantizar que nuestras aguas vuelvan al estado en que se encontraban antes de que ocurriera esto. Afortunadamente, este tipo de incidentes no ocurren a menudo, pero cuando lo hacen, es tranquilizador ver que tenemos todos los protocolos y procedimientos en marcha para garantizar una respuesta rápida. Me gustaría dar las gracias a todos los implicados por hacer todo lo posible para minimizar el impacto de este desafortunado incidente”. 

Por su parte, el Ministro de Medio Ambiente, John Cortés, mostró su tristeza por este incidente: “Son raros en nuestras aguas, de hecho no hemos tenido ninguno como éste en los nueve años que llevo de ministro, aunque sí ha habido varios en otros lugares de la bahía, pero tienen un gran coste medioambiental.  En los últimos diez años, la vida marina de nuestro puerto había recuperado fuerza y se estaba convirtiendo en una zona clave para la vida marina. Se trata de un revés importante que estamos siguiendo de cerca y nos esforzamos por minimizar el impacto en la medida de lo posible.  Pero llevará tiempo recuperarse y seguiré haciendo todo lo posible para garantizar que este tipo de accidentes no se repitan en el futuro”.

Desde el otro lado de la Bahía, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha pedido a las autoridades del Peñón «potenciar las relaciones de colaboración y cooperación para mejorar la respuesta de las autoridades españolas ante los vertidos o situaciones que pongan en riesgo el medioambiente en el Estrecho de Gibraltar».

Por un lado, el alcalde algecireño ha mostrado su preocupación por este incidente que, desde su punto de vista, “ha puesto en riesgo y peligro a las costas españolas, al medio ambiente y a nuestro ecosistema, y que llevó a la activación del Plan Marítimo Interior del Puerto de Algeciras”, a la vez que ha afirmado que “Gibraltar debe aumentar su capacidad de diálogo con las autoridades Españolas para dar solución a este tipo de accidentes ambientales por el bien de nuestra naturaleza y de nuestro medio ambiente”.

“Estamos viviendo –afirmó Landaluce– momentos que ponen en evidencia la importancia de apostar por políticas verdes y de protección tanto del medio marino como terrestre, ya que cuidando al planeta, cuidamos nuestro futuro y el de nuestras generaciones”.

En tanto reclama “responsabilidad, compromiso y voluntad de colaboración a Gibraltar”, el alcalde de Algeciras ha preferido poner en valor el trabajo de los trabajadores y respondables de Salvamento Marítimo y de Capitanía Marítima de Algeciras, por su “excelente trabajo y labor, siempre al pie de cañon para da lo mejor de sí mismo como en esta ocasión, que evitaron que la situación fuese a más”.

Finalmente, Landaluce ha pedido que no vuelvan a repetirse episodios como estos que “son lamentables, tristes y sin sentido en pleno siglo XXI”, y que “ponen en peligro nuestro futuro y nuestro patrimonio ambiental más preciado”.

En los últimos años, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras ha conocido un retroceso notable en sus propias operaciones de bunkering. En cambio, las de Gibraltar, Ceuta y Las Palmas va en aumento.

John Cortés, ministro de Medio Ambiente de Gibraltar, no había conocido un suceso así

A través de distintos medios de comunicación –desde El País a Europa Sur–, se han conocido otros datos relativos al incidente y sus consecuencias.  Siete buques del Peñón y otros cinco españoles coordinados por la Capitanía Marítima de Algeciras habrían llegado a intervenir para evitar que los hidrocarburos llegaran a las costas del Campo de Gibraltar.

Mientras el Gobierno de Gibraltar valora llevar a cabo acciones legales contra el buque, por lo que se considera un “fallo técnico”, cuyo vertido podría haber alcanzado mil litros, pero no revestiría gravedad, aunque más de mil litros de combustible habrían caido al mar.

El accidente se produjo cuando una gabarra procedente del puerto gibraltareño le suministraba el combustible, con cargo a un operador con licencia, a ambos lados de la Verja y que actúa a través de bandera de conveniencia y un leasing para empresas.

“Pese a que el suceso se ha producido al alba, la Autoridad Portuaria de Gibraltar no ha informado oficialmente del suceso a su homólogo en España hasta las 11.00, como apuntan fuentes españolas conocedoras del accidente. El Gobierno de Gibraltar explica que el retraso se debe a que, en un primer momento, el buque mercante “infrarreportó” el vertido, es decir, solo declaró un pequeño derrame de entre 80 y 100 litros. Tiempo después, según aseguran a EL PAÍS desde el Peñón, supieron que el alcance era mayor y alcanzaba los 1.000 litros. “En cuanto se supo de la seriedad”, según explican las mismas fuentes gibraltareñas, se informó del suceso a la Capitanía Marítima de Algeciras. Para entonces, varios buques de Salvamento Marítimo se encontraban ya en las inmediaciones del suceso, pues la mancha viró hacia el noroeste. En MarineTraffic —proyecto web que informa del movimiento de los barcos en tiempo real— han quedado registrados movimientos cercanos de la Royal Navy en Gibraltar, aunque no se ha llegado a producir enfrentamiento con los buques españoles”, puede leerse en El País, en un artículo publicado por Jesús Cañas.

A este lado de la Verja, para contener el vertido se activó el Plan Marítimo Interior para evitar que las manchas de petróleo llegaran a las playas de La Línea de la Concepción, a través de un despliegue en el que intervinieron dos buques de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, otros dos de Salvamento Marítimo (el Luz de Mar, la Salvamar Denebola) y un helicóptero Helimer 203. Por su parte, el Gobierno de Gibraltar ha llegado a movilizar hasta siete embarcaciones dentro de su plan anticontaminación.

El Gobierno de Gibraltar, según el diario Europa Sur,  ha apuntado que el combustible es un fuel “de última generación” que, al verterse, genera una capa extensa pero de un grosor menor a hidrocarburos más antiguos y contaminantes. A las sanciones que pueda imponer Gibraltar, se sumarían las que España también fijaría para la empresa infractora.

El AM Ghent permanece fondeado en aguas de la Bahía de Algeciras frente al Puerto de Gibraltar. Antes de partir deberá ser sometido a una inspección y a una limpieza del costado del casco que ha quedado manchada por el vertido, según información difundida por Europa Sur.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *