Una película repetida

La emisión, este jueves, de un nuevo reportaje sobre narcotráfico en el Campo de Gibraltar lleva al bailaor linense David Morales a reflexionar de nuevo sobre la imagen comarcal en relación con este fenómeno

Mi amigo Juanma Dicenta, me ha llamado hoy para una participación en su programa Hoy por Hoy Campo de Gibraltar, de la cadena Ser. El motivo de esta invitación: un nuevo documental televisivo sobre el narcotráfico en La Línea de la Concepción.

Me preceden mis amigos Paco Mena, Maria Jesús Corrales, nuestro alcalde Juan Franco y Loren Periañez. Aportan, todos ellos, una visión compleja y completa de la situación.

Hoy he sentido algo… En sus palabras, y en las de mi querido Juanma. Todos estamos un poco aburridos, de un discurso reiterativo, de una historia que es como la de la serpiente que se muerde la cola. De una lucha de David contra Goliath. Donde David es un pueblo entero, con sus particularidades, con sus complejidades, y Goliath es un monstruo de 7 cabezas.

¿Seremos capaces de que los medios cambien su opinión? Lo dudo. Juanma le decía a Maria Jesús que los medios creaban los contenidos-basura porque el público los pide… (no podemos olvidar nunca que el «gusto» del público no se genera espontáneamente, el gusto del público lo moldean los mismos medios que luego producen los contenidos) y ese principio no es sino un reflejo de lo que sabemos: los medios de comunicación no tienen como prioridad «informar», su prioridad es VENDER lo que la gente consume.

Y esto, mis queridos amigos, debería ser indicio suficiente para saber que mientras que los medios ganen «vendiendo» las historias del Narco de nuestra Línea, es poco probable que logremos un cambio en su actitud. (que digo yo, que no sólo los medios se benefician con esta imagen negativa de nuestro pueblo… A lo largo de estos años y años de abandono, más de uno ha sacado provecho de toda esta situación, y más de uno ha empujado para que todo continúe exactamente igual)

A nosotros, entonces, ¿qué nos queda? ¿Cómo logramos tener la puntería para derrotar a este Goliath de 7 cabezas? ¿Cómo sacar provecho de esta situación que cada tanto nos hace nacional e internacionalmente conocidos de la manera menos feliz para quienes seguimos apostando por el futuro de este rincón?

No sé si seremos capaces de reproducir la historia bíblica, y vencer al gigante con un sólo golpe de piedra. Pero creo que en el ánimo de estos tiempos se respira que algo está cambiando.

Se respira que ya estamos cansados de esto, pero que hemos perdido buena parte de la ingenuidad… El discurso no lo hemos cambiado, y no lo cambiaremos porque hay poderes económicos muy fuertes que se benefician de esta situación.

Se respira que los cuerpos de seguridad se están dejando el cuerpo y la vida en combatir el flagelo del Narco en la comarca, y en hacer muestra pública de este combate como una manifestación de principios. Pero que ellos mismos (en ocasiones) son víctimas de los poderes que apuestan al sostenimiento de la situación de caos en la región; y esto produce desánimo y desmoraliza.

Se respira una nueva conciencia… Mi querido pueblo, ese tan golpeado, ese que ha sido tan paciente, ha sido protagonista las últimas semanas de un hecho extraordinario. El mayor desafío a la autoridad de los últimos tiempos. De forma natural, de forma espontánea, miles de familias nos hemos negado a que se nos obligue a llevar a nuestros hijos al colegio, en un momento en que la pandemia golpea a nuestra ciudad como nunca.(hablar de rebeldía, por supuesto, tampoco «vende»).

Entonces, si estamos en medio de una situación muy difícil de cambiar, y con más de un adversario frente a nosotros, muy difícil de derrotar, cambiemos la táctica. Seamos capaces de hacer que esa mirada, que esa atención que se crea para con nuestra ciudad nos sea útil, a largo plazo. El poder no cambiará en sus acciones, ni en sus objetivos… Cambiemos entonces nosotros la manera de enfrentarlo, de rebelarnos, con la mirada en la posibilidad del bienestar colectivo a futuro.

Cambiemos la táctica, insisto. Pensemos en obrar como Ulises, cuando venció al terrible cíclope… Quizás es la astucia, quizás la inteligencia, la conciencia, la solidaridad, lo que nos permita, en un futuro decir (a nosotros, que durante tanto tiempo nos han machacado haciéndonos creer y haciéndonos sentir que no somos nadie): *¡Nadie venció a Polifemo!*

David Morales, bailaor
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =