Un viaje a la Torre del Fraile

Un documental realizado por Abel Martín-Bejarano y Ángel Sáez, para La Sibila S.L., con diversas entidades

Abel Martin-Bejarano Sánchez, co-fundador de La Sibilia S.L. Interpretación del Patrimonio, junto con el historiador Ángel Sáez presenta un acercamiento documental a la Torre del Fraile, una de las numerosas torres vigías establecidas en el litoral del Estrecho para prevenir los ataques de los piratas berberiscos. Fruto de la colaboración entre dicha entidad, AEPA, La Trocha y el Instituto de Estudios Campogibraltareños, se trata de una aproximación a la realidad actual de esta torre, también llamada torre de los Canutos por los numerosos arroyos o canutos que la circundan. Pero también ha tenido y tiene otros nombres: torre de las Fontanillas por las fuentes de agua dulce localizadas en sus alrededores, torre de San Diego por su proximidad al Fuerte de San Diego o torre de Cala Arenas por encontrarse junto a esta cala.

Se trata de «una atalaya construida en el siglo XVI en la bahía de Algeciras dentro del actual término municipal de Algeciras, como parte del sistema de torres vigías creado en la costa del estrecho de Gibraltar para controlar el paso de mercancías y de piratas berberiscos a través de él», explican los realizadores del video.

«La torre fue diseñada por Luis Bravo de Laguna y Juan Pedro Livadote en 1588 al igual que otras torres de la zona.​ Mantenía contacto visual al sur con la torre de Guadalmesí, en el término municipal de Tarifa sirviendo, en los tiempos en los que fueron construidas, de único medio de comunicación entre esta ciudad y la de Gibraltar y al norte con la torre de punta Carnero», añaden.​

Video documental en torno a uno de las principales torres vigías del litoral campogibraltareño

A partir de la década de 1730, informa el video, sirvió como complemento al Fuerte de San Diego situado a unos metros ladera abajo, junto a la línea de costa, y que por su posición necesitaba de una atalaya para comunicarse con los cercanos fuertes de punta Carnero y del Tolmo.

«La construcción se encuentra situada en la punta del Fraile, junto a Cala Arenas, a unos 240 metros de la línea de costa y a 120 metros sobre el nivel del mar. De planta cuadrada, hasta su derrumbe parcial ocurrido en 2006 poseía una altura total de 13,28 metros y una anchura de entre 6,40 y 6,80 metros. Sus muros de mampostería con sillares delimitaban un único recinto de unos 5 m² al que se accedía mediante una puerta situada a entre 6,50 y 7 metros de altura desde la base. Desde este recinto interior se podía acceder mediante la escalera helicoidal a una terraza con pretil, ladroneras y dos garitas, una destinada a los guardas vigías y otra a la leña que debía ser utilizada para la realización de señales. Debido a su deficiente estado de conservación la torre perdió a principios de 2006 parte de su fachada sureste con la consiguiente destrucción de la ventana de acceso y la escalera interior».

Fruto de tales circunstancias, A&A Architects redactó en 2017 un Proyecto Básico y de Ejecución de Restauración y Puesta en Valor de la Torre, en el que se hace constar que «el valor patrimonial de este tipo construcción será el principal aval a la hora de hablar de su conservación».

«En efecto, estas torres constituyen un valioso ejemplo de la arquitectura de carácter defensivo que, desde el Medievo hasta los albores de la Edad Contemporánea, han poblado y caracterizado el litoral del Estrecho de Gibraltar y sus aledaños. En concreto, ésta que nos ocupa es una de las más interesantes de la orilla norte del Estrecho y, desde luego, uno de los principales elementos de arquitectura defensiva conservados en el término municipal de Algeciras».

Dicho estudio arquitectónico, con sedes en España y en Croacia, recordaba en la presentación del proyecto que «por desgracia, y tras perder su finalidad original, estos tipos edilicios han ido desapareciendo de forma paulatina de nuestro entorno como consecuencia de su progresivo abandono y destrucción».

«De este modo, se pretende potenciar y recuperar ese acervo arquitectónico que es propio de nuestro marco geográfico y que tiene, en estas obras defensivas, un aspecto de especial interés. Hemos de tener en cuenta que estas construcciones han llegado a nuestros días en un preocupante estado de conservación, llegándose incluso, en algunos casos, al derrumbe parcial de alguna de ellas, como sucedió con esta Torre del Fraile en fechas recientes. Su consolidación y restauración de urgencia serviría para complementar de forma adecuada la oferta turístico-cultural de esta zona de la costa gaditana, a lo cual contribuiría el interés medioambiental y paisajístico del marco del Parque Natural del Estrecho donde se ubica».

La torre perdió, en 2006, parte de su fachada sureste

Por otra parte, de cara a acometer dicho proyecto, dicho estudio insiste en que «cualquier tipo de actuación no se limitará exclusivamente a la propia labor de consolidación técnica del inmueble, sino que deberá plantear de forma adecuada su estudio desde un punto de vista historiográfico y arqueológico, a fin de conocer e interpretarlo adecuadamente; es decir, dado el grado de deterioro que presentan estas torres, y con objeto de obtener el mayor número de datos posible, se podría proponer la ejecución de algún tipo de intervención arqueológica complementaria, como estudios paramentales o prospecciones en su entorno inmediato».

Fotografías: A&A Architects

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

2 comentarios

  1. Buenas tardes y…
    Que oportunidad tienen los regidores de Algeciras de poner en valor y de una vez por todas, la memoria histórica de nuestra Ciudad. Saludos Fernando

    1. Ojalá. Nuestro patrimonio ya padeció en el pasado los terribles efectos del olvido. Hoy, a estas alturas, ya sería imperdonable seguir haciéndolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cinco =