Un golpe de fortuna

"La magia de los lideres políticos y su comunicación con la ciudadanía ha cambiado, y nos preguntamos una y otra vez si están en crisis los valores y priman las emociones", escribe Juan Antonio Palacios Escobar en esta reflexión

Cuando subimos peldaños más rápido de lo que esperamos, se refuerza nuestra posición, lo que nos da un plus de seguridad, y nos hace tener más cuidado con las advertencias malintencionadas, porque mejora nuestros datos, nos estimula a pintar más con los demás, y buscar alternativas.

 Nos encontramos atascados, pero no nos paralizamos, ni dejamos de caminar y movernos, y hacemos un esfuerzo porque la comunicación con el mundo se restaure. Logrado este objetivo, aprovechamos para hacer lo que tanto nos gusta, sin presiones ni sin errores que parecen aciertos y viceversa.

 El reencuentro con la gente que nos interesa, es en ocasiones como un golpe de fortuna. Son deslumbrantes y sentimos los ánimos por las nubes y ganas de pasarlo bien. y transmitimos vitalidad y felicidad a todos los que nos rodean.

 Cuando esto nos sucede, superamos la apatía, adoptamos una posición interesante y empezamos a notar cambios positivos, aparcando los malos humores y abriendo nuestros corazones para albergar las alegrías, convirtiendo esos momentos en un descubrimiento maravilloso, y sentimos en nuestras carnes como nos cambia la vida.

  Nuestras realidades se llenan de colores, y dejamos atrás los alivios y las quejas y aprendemos a mirarnos fuera del reflejo de nuestra imagen en los espejos, y vamos viendo lo que hay dentro y fuera de nosotros. Debemos ser optimistas, y sentirnos más divertidos, alegres y jóvenes.

  Debemos actuar con serenidad, tranquilidad y aplomo. Entre perfumes y fragancias, bendiciones y maldiciones, cuentos y leyendas, ruidos y silencios., no debemos tener prisa en resolver los problemas que se nos presenten. Nos conviene tener paciencia y hacerlo todo con mucho orden y la información precisa.

   Tampoco debemos caer en la comodidad para que la pereza oculte nuestros talentos y disfrutemos todo lo que podamos, actuando de manera inteligente y dedicando tiempo para pensar antes de tomar una decisión. La magia de los lideres políticos y su comunicación con la ciudadanía ha cambiado, y nos preguntamos una y otra vez si están en crisis los valores y priman las emociones.

    Es muy importante que de la misma manera que tú tienes que ser importante para ellos, ellos tienen que ser importantes para ti, y nos daremos cuenta que el encanto y el poder de comunicación de los líderes en estos momentos ha cambiado.

     Y es muy importante que la gente te perciba no como un agente o una máquina preparada para pedirles el voto, sino como alguien capaz de colocarse en su lugar, que nos vean como alguien identificado con sus aspiraciones e intereses no como algo impuesto ni como un objeto de diseño.  

   Que los proyectos no sean un golpe de suerte o de fortuna sino algo elaborado y participativo, en el que cuanto mayor protagonismo tenga la gente, más autoridad tendrá el líder. No podemos ni debemos alimentar la destrucción del humanismo europeo.

     Comprometámonos en todo momento en averiguar la verdad, y aprendámonos a aceptarnos tal y como somos, enfocando las cosas con mesura y sin alterarnos, con matices, sin descuidos y con rigores, alejándonos todo lo posible de cualquier tipo de negatividad.

     Si, de vez en cuando, hacemos un alto en el camino para reflexionar, nos daremos cuenta, que siempre tendremos un motivo para la celebración, para ser amables y recoger los frutos, para darnos cuenta que cada día es un golpe de fortuna.

Juan Antonio Palacios Escobar, profesor y escritor
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =