Un cortometraje rememora la huida de la guerra civil en Jimena

Juan Miguel León Moriche dirige una película sobre testimonios de aquel episodio trágico

El periodista Juan Miguel León Moriche ha dirigido, editado y escrito el guíon de «En la huía», una película producida por el Foro de la Memoria del Campo de Gibraltar y por la Casa de la Memoria de la Sauceda, en torno a los represaliados republicanos que huyeron desde Jimena de la Frontera a Málaga, durante el terrible verano de 1936 hasta incorporarse a la desbandá desde Málaga a Almería.

Las hermanas Merino Gómez y las primas Domínguez Ortega narran, en este documental, lo que les ocurrió a sus madres, abuelas y demás familiares, en una cita de 16 minutos de duración basadas en sus entrevistas.

La película está dedicada a la memoria de María Gálvez Sánchez, que poco antes de fallecer en 2019 pidió a su hija que le arrancara un mechón de pelo para que, cuando ella faltara, usara su ADN y siguiera buscando a su padre: Manuel Gálvez Vázquez, su padre, fue detenido por falangistas a la altura de Marbella en febrero de 1937 cuando volvía en dirección a Gaucín. «Nunca más se supo de él», certifican los autores del filme.

Entre otros testimonios, figuran los de la propia María Gálvez Sánchez, Ana Riquelme Mora, Alberto León Díaz, Fermín León Díaz, Pepa Mernio Gómez, Ana María Merino Gómez, Juani Domínguez Ortega y Pasión León Díaz

«Todas ellas tienen uno o varios familiares que fueron fusilados o hechos desaparecer tras el golpe de Estado, o a la vuelta a Jimena tras la caída de Málaga en manos de los fascistas», se indica en los títulos de crédito.

Las entrevistas fueron realizadas por el propio Juan Miguel León Moriche, Andrés Rebolledo Barreno e Ignacio Trillo Huertas.

«En la huía», versión integra del documental de Juan Miguel León Moriche

Norman Bethune, el médico canadiense que auxilió a los fugitivos y que es el autor de la fotografía de apertura de este artículo, prefería hablar del crimen de la carretera Málaga-Almeria, en lugar de «desbandá» o de «huida».

«¿Cómo no denominar así al asesinato de un colectivo civil formado principalmente por mujeres, niños y hombres no combatientes? Los historiadores aún no se atreven a dar una cifra definitiva del número de víctimas  que provocó este éxodo tras la toma de Málaga por las tropas sublevadas. Se calcula entre 200 mil y 300 mil los desplazados, y entre cuatro mil y seis mil los muertos en apenas unos días. Junto a la matanza de Badajoz en agosto de 1936, queda este hecho criminal como uno de los ejemplos más representativos de la represión franquista y de sus aliados nazi-fascistas», puede leerse en la página de La Casa de la Memoria de la Sauceda, en Jimena.

En su libro de memorias Un boomerang en Jimena de la Frontera: Guerra, huida y exilio de una niña campogibraltareña escrito en 1998, Ángeles Vázquez León ofrecía un certero testimonio envuelto en una cierta queja: “… Eramos miles de todas las edades, huyendo despavoridos, aterrados, perseguidos como conejos por tierra, mar y aire, ¿es que no quedó nadie para contarlo? ¿Es que no no hubo testigos que hubieran podido escribir sobre aquello?…”.

Algunos de esos testigos han tomado ahora la palabra.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince − 9 =