Seudoembriones

Los avances científicos, viene a decir Paloma Fernández Gomá en este artículo, tendrían que ir parejos a los democráticos y al respeto hacia los seres humanos

Seudoembriones ( pseudoembriones) humanos a partir de células de la piel.

Estas palabras las pude leer ayer en un periódico de tirada nacional. Se trataba de una noticia de carácter científico que había tenido lugar en un país de Sudamérica.

Sin más, era una noticia: El hombre adelanta en sus conocimientos. Explora. Se atreve. Va más lejos. Entonces me dieron ganas de aplaudir.

¡Hasta dónde hemos sido capaces de llegar! Somos capaces de clonar a nuestros semejantes! Somos Dollys, ovejas que dicen beeeee… Y eso puede ser genial?

Entonces mis aplausos se desinflaron al pensar que el hombre ha llegado a burlarse de sí mismo, y empieza un descenso sin parangón.

La ciencia y la investigación deben de ser concebidas como el medio para alcanzar logros revertidos en mejorar la calidad de nuestras vidas. Una vida más larga y en salud. Hoy precisamente vemos amenazada nuestra salud. Qué mejor momento para incidir en la investigación y hacer frenar la pandemia con vacunas certeras y eficaces y con tratamientos adecuados que impidan el avance del virus en nuestros ya maltrechos cuerpos, después de un año de dolor e incertidumbre.

Si algo hace grande y diferente al hombre es su voluntad, su libertad, su derecho a expresarse. Nunca le hará libre ser una especie de muñeco igual al que se encuentra a su lado. Si caminamos en este sentido es que hemos elegido el camino equivocado. Y en eso estamos, en el empeñó erróneo de llegar a poder extinguirnos como hombres.

Debemos de tomar conciencia del tiempo convulso que vivimos. Avanzar sí, pero para mejorar en todos los sentidos. Nunca para menguar la esencia de nuestra razón de existir. Discernir. Opinar. Ser único y diferente porque tenemos una personalidad que nos identifica con independencia respecto al otro.

A veces es como si viviéramos una película de ciencia ficción.

Hay quienes se empeñan en pensar por nosotros. Somos libres y debemos tomar nuestras propias decisiones.

Por ejemplo, como aquello de votar siempre en una misma dirección. Como si tuviéramos orejeras y sólo viéramos un camino.

No hay que votar colores, hay que votar discursos basados en la verdad. Y si nos mienten castigar con nuestro voto al mentiroso. Pero nunca actuar como borregos. Avanzar en la sociedad, en el progreso, en nuestra independencia y formación como personas libres y capaces de pensar por nosotros mismos, en el avance hacia un progreso de bienestar y mejora social, donde el hombre sea respetado y el centro de una democracia auténtica.

Paloma Fernández Gomá, escritora y profesora
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *