Picardo explica que el Brexit obliga a aplicar Schengen en la Verja

Tras los problemas sufridos por británicos y gibraltareños que carezcan de la tarjeta roja que les identifica como residentes en el Peñón

Fabian Picardo, ministro principal de Gibraltar, ha explicado, en declaraciones a Gibraltar Broadcasting Corporation, que los controles suplementarios que tuvieron lugar en la Verja durante el pasado fin de semana obedecen al estricto cumplimiento del Protocolo de Fronteras Schengen, del que se encuentran eximidos por ahora los gibraltareños que dispongan de un documento de identidad rojo.

Hoy por hoy, dicho Código de Fronteras se está aplicando estrictamente a los no europeos y a los residentes no españoles y a los gibraltareños que no residen en la Roca y que no disponen de la tarjeta de identificación de color rojo, que les reconoce como residentes.

El Ministro Principal ha declarado a dicha emisora de radiotelevisión que en caso de que no haya un tratado, la plena aplicación del Protocolo de Fronteras Schengen será se obligado cumplimiento para todos los que no sean ciudadanos de la UE, incluidos los gibraltareños.

El Gobierno del Peñón, en consecuencia, también eleva los controles fronterizos con España y Reino Unido, en espera de que se reanuden las negociaciones entre Gran Bretaña y la Unión Europea, lo que se espera que ocurre en las próximas semanas.

Picardo realizó gestiones ante Londres y Madrid para averiguar por qué se habían intensificado dichos controles, que habían suscitado protestas en las redes sociales por parte de los usuarios de dicha zona fronteriza. De hecho, muchos de ellos no pudieron cruzar dicha área al carecer de la tarjeta de identificación roja y de una razón válida para cruzar ese paso como habitualmente venía ocurriendo hasta ahora. Durante las jornadas del martes y miércoles, volvió ocurrir otro tanto.

La respuesta obtenida al respecto sitúan el conflicto en la realidad legal estricta que existe para los ciudadanos británicos como resultado directo del Brexit. Así, los nacionales de terceros países ajenos a la Unión aduanera deben justificar su motivo de viaje y mostrar su fecha de salida.

En respuesta a las preguntas de GBC, Fabian Picardo dice que “el movimiento fluido de personas a través de la frontera entre Gibraltar y España sigue siendo una parte clave del acuerdo previsto para la futura relación de Gibraltar con la Unión Europea”.

Hasta que se concluya el acuerdo sobre el Tratado, si es que se resuelve así tal y como apuntan las expectativas más optimistas, España no puede por menos que aplicar el Protocolo de Fronteras Schengen de la UE, que prevé una mayor intensidad de controles en la frontera sobre lo que la UE denomina nacionales de terceros países. Este protocolo obliga a los guardias de fronteras a controlar y sellar los pasaportes y también a interrogar a los que cruzan la frontera sobre cuestiones como el propósito de su visita al espacio Schengen y a solicitar pruebas de sus medios de subsistencia al otro lado de la Verja.

“Los gibraltareños residentes en Gibraltar que posean documentos de identidad rojos han sido eximidos temporalmente por España de este requisito a la espera de la negociación de un nuevo tratado. Sin embargo, en caso de que no haya un tratado, la plena aplicación del Código de fronteras Schengen sería la posición predeterminada para todos los que no sean nacionales de la UE, incluidos los gibraltareños”, informó la GBC.

Fotografía de apertura: Momento en que fue arriada la bandera de la UE en Gibraltar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres − uno =