«Es fundamental que acertemos en nuestra relación futura con la UE»

"El acuerdo, si lo alcanzamos, no comprometerá nuestra soberanía o no lo cerraremos", aseguró Fabian Picardo, Ministro Principal de Gibraltar, en una amplia declaración

Fabian Picardo, ministro principal de Gibraltar, formuló anoche una larga declaración en la que analizó la situación actual de Gibraltar, en la que no faltó la autocrítica sobre política interna, pero también explicaciones sobre las controversias suscitadas a lo largo de los últimos meses: «Hacer frente al reto del Covid ha traído consigo literalmente miles de horas y cientos de reuniones. Lo mismo ocurre con el Brexit. Este año esperamos dejar ambas cuestiones atrás. Ustedes, los ciudadanos, saben que ni el Brexit ni el Covid son meras excusas políticas convenientes», aseguró.

«Son realidades políticas hirientes que no hemos provocado nosotros –aseguró–. Pero son realidades políticas que hemos tenido que afrontar, en detrimento, obviamente, de otros ámbitos políticos. Son las realidades ineludibles de la situación en la que nos encontramos desde el 24 de junio de 2016. Y es fundamental que acertemos en nuestra futura relación con la UE. Por eso este proceso nos está absorbiendo tanto tiempo».

Picardo insistió en ser categórico sobre las negociaciones del Tratado, cuyas negociaciones se reanudarán este mismo mes, en un marco de cierta última tensión por las posiciones de dureza expresada por la ministra británica de Exteriores y del Brexit, Liz Truss, en torno a otros aspectos de las asignaturas pendientes que siguen lastrando las relaciones entre la Unión Europea y Gran Bretaña: «Somos y siempre seremos británicos y por ello dejamos la UE con el Reino Unido –repitió–. Pero también estamos en el límite de Europa y formamos parte del continente europeo. Nuestra realidad comercial actual, nuestro sector turístico y también nuestra oferta jurisdiccional se basa en una frontera fluida con la UE. Pero siempre ofreciendo un mercado británico, una experiencia británica y una jurisdicción exclusivamente británica», subrayó en referencia a las diferencias existentes sobre la aplicación de la legislación comunitaria en un Gibraltar ligado a la Unión Europea con una frontera Schengen.

«Nuestro actual modelo de negocio y nuestra interacción con Europa dependen de una frontera fluida y fácil de atravesar desde el punto de vista administrativo. De una manera que ofrezca más oportunidades a nuestros hijos, y no menos, tanto en Gran Bretaña como en Europa. De una manera que refleje la realidad de nuestras circunstancias geográficas, económicas y políticas. Y, desde luego, no de una manera que sea rehén de los mitos de color rosa de la nostalgia. Por el contrario, debemos reflejar la realidad de la vida en la tercera década del siglo XXI».

El tono de Picardo aventuraba, como ya ha señalado en otras ocasiones, la posibilidad de cambios, a partir de la firma del Tratado, pero sin rebasar sus célebres líneas rojas: «Porque nuestra identidad moderna ya se ha afianzado en la determinación clave de que nadie tiene derecho a decidir nuestro futuro, salvo los gibraltareños. Nada va a cambiar eso. Por eso he sido tan claro en las declaraciones públicas como en las negociaciones privadas en todo momento. Mi Gobierno ve el futuro de Gibraltar de una manera y sólo de una manera. Como británico, británico, británico. Y bajo el Gobierno que dirijo, estamos más cerca de Gran Bretaña de lo que hemos estado durante generaciones. Así que no crean ni por un momento que vayamos a hacer algo que lo cambie».

«De hecho, fue hace casi exactamente un año cuando recibimos el mayor dividendo en nuestra relación con Gran Bretaña: la primera de muchas entregas de la preciosa vacuna de Pfizer a través de la Royal Air Force. Por ahora, el mero hecho de que las negociaciones entre el Reino Unido y la UE continúen es ya una señal muy positiva de las perspectivas de que alcancemos un acuerdo. Estamos trabajando con nuestros colegas británicos para alcanzar un acuerdo que respete nuestras líneas rojas sobre nuestra soberanía, jurisdicción y control exclusivamente británicos».

Así que intentó ser nuevamente explícito en esa materia: «El acuerdo, si lo alcanzamos, no comprometerá nuestra soberanía, o no lo cerraremos. Será un acuerdo sobre la circulación y el movimiento fluido de bienes y personas. Y un acuerdo que puede ser la base de un nuevo y mejor nivel de prosperidad para todas las familias de Gibraltar. Porque el concepto de «prosperidad compartida» pasa por la prueba de fuego de una prosperidad mantenida y mejorada para nuestras empresas y nuestra gente como condición sine qua non«.

«Y nuestro objetivo –dijo– es conseguir un Gibraltar cada vez más próspero. Que comercie e interactúe con sus vecinos. Y disfrutar de unos niveles de vida, educación y sanidad históricamente elevados para nuestra población en un Gibraltar indiscutiblemente británico. Eso es lo que pretendemos conseguir. Pero no nos equivoquemos: Será un acuerdo legalmente complejo. Será igualmente complejo desde el punto de vista político y se basará en la realidad de las relaciones multilaterales de las que depende nuestra política».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − diecisiete =