Operación Orión: Algeciras, entre otros puertos, en el punto de mira

Las 2,4 toneladas de cocaína y 30,5 de hachís entre los muelles algecireños, de Barcelona y Las Palmas, fueron incautadas en un despliegue internacional liderado por la Armada de Colombia

La Guardia Civil informó esta semana del decomiso de más de 2,4 toneladas de cocaína y 30,5 de hachís en los puertos de Algeciras, Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria, así como en el abordaje de un buque mercante en aguas de Senegal, todo ello dentro de la Operación Orión, un despliegue internacional que la Armada de Colombia lidera desde 2018 y que ha alcanzado su séptima fase, durante el periodo comprendido entre el 15 de mayo y el 30 de junio.

En concreto, los agentes del instituto armado, en coordinación con el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), se han incautado de 2.471 kilos de cocaína y 30.515 kilos de hachís. Además, según informó la propia Guardia Civil, los agentes han inmovilizado 16,5 millones de euros en efectivo (Valencia) y han detenido a 43 integrantes de redes delictivas vinculadas al tráfico internacional de drogas y estupefacientes.

La Guardia Civil participa por cuarta vez consecutiva en esta operación, liderada por la Armada de Colombia, para luchar contra el tráfico internacional de cocaína, los de carácter económico como blanqueo de capitales, y los delitos medioambientales. Se trata de una misión naval en la que intervienen 38 países se incautó de más de 116 toneladas de clorhidrato de cocaína y 95 toneladas de marihuana en aguas internacionales entre el 15 de mayo y el 30 de junio de este año, según informó recientemente el Gobierno colombiano.

«Nunca antes en las operaciones contra el narcotráfico habíamos tenido una fuerza multinacional tan grande y nunca antes habíamos visto registrar tantos éxitos en incautaciones de toneladas de clorhidrato de cocaína», explicó el presidente de Colombia, Iván Duque, al dar cuenta de este operativo desarrollado en áreas del mar Caribe, el océano Pacífico y el Atlántico.

Iván Duque, presidente colombiano, durante la presentación de los resultados de la VII fase de este operativo

«Es un esfuerzo sin precedentes y sobre todo muestra el compromiso multinacional en la lucha contra las drogas», aseguró Duque, quien también indicó que han sido «absolutamente destruidos» más de 780 laboratorios de producción de drogas.

De las más de 116 toneladas de cocaína incautadas, 70 fueron interceptadas con la participación directa del Ejército colombiano, según indicó el comandante de la Armada Nacional, almirante Gabriel Pérez. En ese sentido, el presidente colombiano agregó que «más del 40 % de los alcaloides que se incautan en el hemisferio occidental, los incauta Colombia».

La «Operación Orión» se realiza desde 2018 y ha conseguido incautar centenares de toneladas de cocaína en varias campañas y la detención de más de un millar de personas, con la cooperación de cada vez más países. Orión –que curiosamente repite el nombre con el que fue conocida una de las acciones más sucias contra la guerrilla colombiana—pasa por ser ahora la operación multilateral contra el narcotráfico más grande de la historia.

“Gracias a las operaciones coordinadas que se desarrollaron durante la ejecución de la Campaña Naval Orión VII se obtuvieron destacados resultados en el control efectivo del mar, logrando la incautación de 116 toneladas de clorhidrato de cocaína y 95 toneladas de marihuana, listas para ser comercializadas y consumidas, equivalentes a 306 millones de dosis.

La afectación al delito transnacional del narcotráfico en las diferentes etapas de la producción de alcaloides se logró con el decomiso de 85 toneladas de insumos sólidos, 57.753 galones de insumos líquidos, dos millones de matas de marihuana, dos toneladas de semillas de marihuana y 237 toneladas de semillas de coca”, afirma el comunicado oficial del operativo.

No sólo de droga vive Orión, en cuyo transcurso a lo largo de 45 días se inmovilizaron tres semisumergibles y cinco aeronaves, se decomisaron 63 armas de fuego con 2.342 cartuchos de munición y se incautaron más de 5.386 millones de pesos, 1.435.350 dólares, 48.255 lempiras, 16.500.000 euros y 2.052 reales.

Uno de los servicios realizados durante los 45 días en que transcurrió esta fase de la Orión

En la presentación de los resultados de las operaciones, el presidente de Colombia, Iván Duque, resaltó que “ya han sido en este caso 116 toneladas incautadas en este primer semestre del año 2021, más de 780 laboratorios también destruidos”.

Duque resaltó que “la lucha coordinada, multilateral, que encarna esta operación Orión, séptima fase, es la capacidad de todos los países en entender que juntos podamos ser más efectivos en lo que tiene que ver con el tráfico de estupefacientes”.

También destacó que, “claramente, si no se hubiera tenido ese instrumento internacional de cooperación, de articulación, de homologación normativa, habríamos visto a millones de personas fallecer” por causa “del consumo de estupefacientes en todo el mundo”.

“Nunca antes habíamos visto registrar tantos éxitos en incautaciones de toneladas de clorhidrato de cocaína, entre otros alcaloides, como la que hemos visto en esta tarea”.

Por lo tanto –resaltó– “los resultados, sobre todo de esta última fase, también son muy importantes; fase a fase, hemos ido mejorando”.

De la misma manera, consideró que “esos dos hechos muestran la contundencia de la inteligencia que se comparte y, sobre todo, tienen que ver con dosis que no serán suministradas en las calles de nuestros países” y que ratifican “el compromiso de una lucha integral frente al narcotráfico”.

Al referirse a la lucha contra el narcotráfico, afirmó que, “claramente, si no se hubiera tenido ese instrumento internacional de cooperación, de articulación, de homologación normativa, habríamos visto a millones de personas fallecer” por causa “del consumo de estupefacientes en todo el mundo. Y, segundo, muy seguramente hubiéramos visto muchas economías emergentes debilitadas absolutamente por la capacidad corruptiva de los carteles de la droga”, sostuvo.

Por esa razón, dijo, “nosotros creemos que la Campaña Orión debe continuar, y debe continuar cada vez más fuerte y cada vez integrando a más naciones, y que se convierta, como ya lo ha hecho, en la operación multinacional de lucha e incautación de drogas más importante de la historia”.

El puerto de Algeciras constituye históricamente, junto al de Valencia, las dos principales puertas de entrada marítima de la cocaína en España, según un informe que el Real Instituto Elcano dio a conocer tres años atrás. Al día de hoy y tras sucesivos golpes al narcotráfico en los muelles algecireños y valencianos, se exploran otras vías alternativas, como la del puerto de Alicante.

El informe deseñala que Algeciras y Valencia son más permeables a la entrada de droga que las de Roterdam o Amberes, pese a tener tres veces más tráfico. El informe del Real Instituto Elcano se tituló «El tráfico de cocaína como mercado ilícito penal: el papel de España». Estas dos bases marítimas superan también a los puertos de Nápoles o Marsella, en dicho trasiego.

Según dicho análisis, hay cuatro causas por la que la coca entra en Europa por aquí: el idioma vehicular, la ubicación, los kilómetros de costa, el alto consumo de la cocaína en España, donde se produce el 50 % de las incautaciones de cocaína de toda Europa se producen en España. De hecho, son constantes los alijos de droga detectados en contenedores, tanto en Algeciras como en Valencia.

«En España tienen residencia permanente las principales organizaciones que se dedican a importar y distribuir a gran escala en el continente europeo», apunta el informe, firmado por Andrea Giménez-Salinas Framis y que detallaba como «la gran afluencia de turismo, la cercanía de paraísos fiscales, la legislación en materia de inmigración y extranjería de la época, la ausencia de tratados de extradición y la aquiescencia de las autoridades locales convirtieron la costa mediterránea en lugar idóneo para que actores pertenecientes a grupos criminales extranjeros fijaran su residencia y pasaran desapercibidos».

 Ya entonces, dicho documento también recogía como «la represión en los últimos años ha mejorado considerablemente y se ha conseguido desviar parte de la distribución de la cocaína mundial a otros puertos europeos y a otra ruta africana que cobra progresivamente importancia».

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 1 =