Nuestros recuerdos

La memoria personal se entrelaza con la colectiva, en este nuevo artículo de Juan Antonio Palacios Escobar

              Nos movemos entre la memoria de nuestros recuerdos , los hechos del presente y los sueños que imaginamos para nuestro futuro. Continuamente, aunque no nos lo parezca estamos modificando  lo que tenemos almacenados en nuestra corteza cerebral, y lo que evocamos del pasado es diferente aunque tengamos la sensación de que es lo mismo.

              Cuando nos sentimos pletóricos y llenos de energía  nos acordamos de todo, nombres , lugares , fechas, emociones y situaciones . Hay momentos en que una música nos provoca diferentes emociones desde la tristeza al miedo pasando por la alegría o la sorpresa.

               Nos transporta al pasado , cuando éramos niños o jóvenes,  y hacernos sentir como aquel entonces. Es como recuperáramos los recuerdos almacenados en relación a la música que oímos, al igual que nos pasa con los olores.

                Hay gente que esconde sus recuerdos y pierde la memoria adrede , glorificando lo inventado y satanizando lo recordado. No es lo mismo sentirse fresco y con energía, que sudado y agotado. Ese cansancio nos priva de muchas evocaciones y estamos deseosos de terminar y alcanzar la meta del equilibrio para sacar las cosas del olvido.

                 Quienes permanentemente están contra todo y contra todos, sus recuerdos se convierten en  una amarga experiencia, y todo se traduce en cifras escalofriantes y desagradables en la que no se sienten seguros y solo nos proporcionan amargores.

                   Nuestros recuerdos son como la guía en el laberinto del olvido, y nos hace sentirnos seguros, nos marca una ruta en el que nos va diciendo quienes somos y como hemos actuado. Con los cambios que introducimos hay demasiados cuentos en nuestros recuerdos, entre lo personal y lo anónimo.

                   Podemos leer lo que rescatamos del olvido de muchas maneras, pero debemos saber separar los puntos seguidos, aparte y  sobre todo saber escribir el final, administrando los poderes y sabiendo cuando hemos de dar el pecho y en qué momentos hemos de apartarnos.

                 Si tenemos un buen estado intelectual , casi seguro que viviremos más años, no tendremos deterioro cognitivo y gozaremos de buenos recuerdos. No olvidemos que si relatamos nuestra historia , todo lo que nos ha ocurrido , podemos hacer de ello una  enciclopedia,, un libro, condensarlo en dos páginas o comprimirlo en un párrafo.

                   Entre remembranzas descubrimos otros mundos pero nos damos cuenta , que todos están en éste. Que no hay evocaciones perfectas ni reproducciones fieles a los recuerdos. Todo está determinado por el proceso, por lo que nos ocurre en el camino y de que manera influye en nuestro ser y actuar.

                        En ocasiones rememorando nuestra historia nos sentimos más livianos, , alegres, dispuestos , y se nos abren otros mundos que nos impulsan a ver de otra manera., que nos invitan a hacernos diferentes preguntas sobre hacia donde nos dirigimos y cual es nuestro punto de llegada.

                        Cuando nuestros recuerdos se hacen presentes, el reconocimiento que buscamos hemos de bañarlo de humildad y agradecimiento. Debemos saber seguir adelante con valentía y decisión y aprender que vivir es hacerlo con otros, que también tienen recuerdos , no contra otros.

                       Si en nuestros recuerdos entendemos el poder como comunicación y participación, nos entenderemos y no fijaremos una relación de dominación  de quien manda y no nos facilita la cogobernanza.

Juan Antonio Palacios Escobar, profesor y escritor
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − cinco =