Mediterráneo

Maria Ruiz, la autora de "Los últimos monos de Churchill", nos envía un poema que tiene mucho que ver cuando, en verano, se bañó en la playa de El Burgo, en La Línea, y le vinieron a la memoria los veranos de la adolescencia, en ese mismo lugar. El tiempo pasa, la emoción, no

Tu azul el más azul para mis ojos,

tus ínfimas mareas, suficientes para mi media luna.

Te recorren corrientes de otros mundos

frías como un granizado de lágrimas que oprime mis sienes

en la tarde de brumas y verano.

Levante en el levante, redundancia de aire sobre aire,

oleaje impaciente y desordenado.

Las espumas más severas se cruzan en tu orilla

rompiendo en el blanco escalón del miedo.

Como entonces ignoro el rojo del peligro

y me mezclo con  el revuelo rebelde de tus olas,

acróbata sumergida, desmadejada y feliz.

Y salgo sin aliento, con reguerillos de sangre en las rodillas:

la arena afilada, gris y dura batida con tus aguas movedizas

es el arma que aviva mis recuerdos.

Una barca se mece semihundida y serena,

cuna de las sirenas más bravías, esas que lucen medusas como flores.

Hoy no hay lanchas voladoras que taladren nuestros oídos

con acúfenos de oropel. Descansemos.

Tu azul el más azul para mis ojos,

tu rizado horizonte que se abre al mediterráneo primigenio.

María Ruiz, escritora

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *