Marruecos pretende instalar misiles en Tánger y en Nador

Albares dio por terminada la crisis con Marruecos aunque reconoce la complejidad en las relaciones con dicho país, con el que España comparte intereses estratégicos

Marruecos acelera un acuerdo con Israel para el control marítimo con los misiles Rafael, que irán destinados a las regiones de Tánger y Nador, para de esta manera poder dominar también el mar de Alborán, según publicó Vitaly Nevar en una amplia crónica para la agencia Reuters.

Según su relato, “la industria aeroespacial israelí recibió 22 millones de dólares este año como parte de un acuerdo militar con Marruecos, según publicó el diario Haaretz. Además de los drones israelíes, a Rabat le interesan misiles de quinta generación para el control por vía marítima y terrestre de toda la zona colindante con Ceuta y Melilla”.

De hecho, el Sea Breaker, el último misil antibuque de la compañía de defensa israelí Rafael Advanced Defensa Systems, estuvo en exhibición en la exposición de la industria de Defensa DSEI-2021, en septiembre en Londres. Es un sistema de misiles de ataque naval autónomo de largo alcance guiado con precisión que permite la intervención del operador en cualquier etapa. Con su seguimiento del terreno y su vuelo de bajo nivel, también puede hacer un ataque en tierra profunda.

«Al abordar los complejos desafíos de la guerra moderna, ofrece ataques precisos desde distancias de separación de hasta 300 kilómetros contra objetivos marítimos y terrestres de alto valor con una alta velocidad subsónica. Sea Breaker es una solución altamente efectiva en escenarios complejos de Anti-Acceso/Anti-Negación, incluso bajo condiciones severas de guerra electrónica y denegación de GNSS», precisa la empresa Rafael, en un artículo reproducido por el Diario de Avisos.

El Spike NLOS es otro misil de quinta generación desarrollado por Rafael que puede acertar blancos a 32 kilómetros de distancia: “Sirve para la protección costera, tanto en tierra como en mar. La empresa especifica que «permite la identificación visual positiva del objetivo y el ataque de precisión a distancias extendidas y más allá de la línea de visión contra objetivos marinos y en tierra».

Los Spike utilizados por 33 naciones, se encuentran entre las soluciones antitanques más probadas en combate del mundo. Adecuado para plataformas terrestres, aéreas y navales. Con estos misiles, en un mapa de simulación de operaciones al que tuvo acceso El Español, el margen de maniobra alcanza a buena parte del sur de la comunidad autónoma de Andalucía.

Por su parte, en España, el Ejército de Tierra licitó en junio un contrato para adquirir tres mástiles de antenas para los centros de comunicaciones de los peñones en El Estrecho. Al margen del despliegue de misiles que mantiene en la orilla andaluza del Estrecho.

Hay otras áreas de tensión entre ambos países, como ocurre con la piscifactoría que Marruecos ha puesto en marcha a unos metros de las Chafarinas, «en aguas territoriales españolas sin los permisos necesarios para esa actividad», en palabras del ministro de Exteriores desde Madrid a El Español, que envió al respecto una «nota verbal» a la embajada marroquí en Madrid.

Fotografía del Sea Breaker que presumiblemente Marruecos instalará frente a las

El pasado 16 de abril, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, aseguró en el Senado que no hay “ninguna crisis” con Marruecos y ha afirmado que trabaja por construir “una relación a la altura del siglo XXI” con el país vecino. Desde su llegada a Marruecos, el pasado verano, Albares ha intentado reconducir las relaciones con dicho país, sumamente dañadas a partir de que Rabat consolidara su posición en el Sáhara Occidental. Pero, hasta el momento, las presiones marroquíes sobre España siguen siendo considerables: amparándose en la lucha conta la pandemia, mantiene cerradas las fronteras terrestres con Ceuta y Melilla, el tráfico de pasajeros con Tánger y, recientemente, desvió a sus nacionales hacia vuelos que tuvieran a Portugal como punto de partida.

“Me felicito de que no haya ninguna crisis con Marruecos en estos momentos, pero no me conformo, quiero una relación a la altura del siglo XXI”, aseguró el ministro Albares en su comparecencia en la comisión de Asuntos Exteriores del Senado.

Tras exponer un amplio repaso a los principales temas de la política exterior de España, en los que Albares, que ha mantenido una agenda eficiente y activa en todos ellos, ha asegurado que, con Marruecos, el objetivo es “tener la mejor relación de vecindad posible” ya que se trata de un “socio estratégico” con numerosos intereses comunes y con unas relaciones de una “gran complejidad” por la cantidad de asuntos que abarcan.

Ante las críticas de distintos grupos, que le han acusado de “triunfalismo” y de “hablar mucho por teléfono” y celebrar mucho sus propios éxitos, pero sin mostrar nada concreto, Albares ha asegurado que, en las relaciones con Marruecos, “la crisis ha quedado atrás”.

Así, según reseña la agencia Efe, ha aconsejado volver a leer el discurso del rey Mohamed VI del pasado 21 de agosto, cuando dijo que la crisis con España había terminado y que él mismo impulsaba la relación con el objetivo que fuera similar a la que Marruecos tiene con Francia.

Desde entonces, hay una “buena colaboración en la valla en Ceuta y Melilla, la embajada española ha vuelto a asistir a los actos oficiales y yo mismo hablo con fluidez con mi homólogo” Naser Burita, ha dicho.

“Todos queremos ir hacia la relación ideal de vecindad, y Marruecos también quiere”, ha afirmado antes de recordar que ya “no hay declaraciones inflamadas de Marruecos”, que “la crisis ha pasado, el momento de choque ha pasado”.

Ahora el objetivo es “construir una nueva relación”, un propósito que “va a tomar tiempo, que no es ni el tiempo mediático, ni el tiempo de esta comisión”, ya que se trata de una nueva relación que “vamos a ir construyendo poco a poco”, ha afirmado.

Albares, según el despacho de Efe, fue descartando uno por uno los puntos de fricción planteados por los senadores. Sobre la delimitación de fronteras marítimas en aguas supuestamente del Sahara y las prospecciones petrolíferas, el ministro aseguró que ha pedido informes al Instituto Hidrográfico de la Marina, que ha certificado que “por el momento, todas las prospecciones en la zona han quedado dentro de las aguas marroquíes”.

Si no fuera el caso, como ocurriera con la instalación de una piscifactoría en aguas de las islas Chafarinas, “actuaremos en consecuencia”, aseguró Albares, pese a que reconoció no saber si España ha planteado una queja al respecto ante la ONU, más allá de la comunicación verbal, ya mencionada.

“Quiero tener las mejores relaciones de vecindad, pero no le quepa la menor duda de que los intereses de España los defenderé siempre y los de Canarias principalmente”, aseguró.

En cuanto a las fronteras marítimas, Albares concretó que Marruecos no ha delimitado nada”, que por el momento tan solo “se está dotando de un marco jurídico”, pero que se trata de una iniciativa que él mismo sigue “muy de cerca”.

A preguntas sobre la celebración de la Reunión de Alto Nivel entre ambos países o la posibilidad de un viaje del presidente Pedro Sánchez a Marruecos, el nombramiento de un nuevo embajador o el retorno de la embajadora marroquí a Madrid o la apertura de las fronteras y la reanudación del transporte aéreo y marítimo, Albares se escudó en que la covid ha dificultado mucho las relaciones entre países, pero que no hay ningún recelo al respecto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =