Los Sin Techo también tienen su día

Concentración comarcal en la Plaza Alta para dar visibilidad a dicho colectivo, coincidiendo con una jornada que se convoca desde 2010 a escala europea

La conmemoración, ayer, del Día Europeo de los Sin Techo, se tradujo en una concentración en Algeciras, a escala campogibraltareña y a mediodía. A la misma, celebrada en la Plaza Alta, se sumó el Ayuntamiento de Algeciras, a través de su concejal de Participación Ciudadana, Jorge Juliá.

Se trata de una jornada de reivindicación que desde el año 2010 se celebra cada 23 de noviembre para intentar dar visibilidad a las personas sin hogar que por distintas circunstancias se ven obligadas a vivir en la calle. El acto fue convocado por las ONGs Nuevo Hogar Betania, Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, y Humanos con Recursos, entidad encargada de la gestión del centro de puertas abiertas del barrio de La Caridad.

Los colectivos sociales han desarrollado varias actividades de concienciación sobre esta problemática, para finalizar con la lectura de un manifiesto. Juliá ha puesto de manifiesto que “estamos ante una situación que puede afectar a cualquier persona. Desde el equipo de Gobierno intentamos poner en marcha recursos e intervenciones sociales para ayudar a quienes lo necesiten, trabajando siempre de la mano de los colectivos sociales, que junto a los técnicos son quienes tienen una visión más amplia y real de la situación”.

Decálogo difundido por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) difundió ayer un decálogo de demandas entre las que se encuentra la de elaborar un plan andaluz para erradicar el sinhogarismo. Un plan, exige, que sea participado, con medidas a corto, medio y largo plazo, y que cuente con el reconocimiento de las personas sin hogar.

La organización reclama que en este plan “se haga efectivo un modelo de atención y su implementación, tomando como base la detección temprana y prevención del sinhogarismo, emergencias, estabilización y reducción de daños, recuperación personal, inclusión y autonomía”. Además, solicitan que las personas sin hogar y las organizaciones que trabajan con ellas sean reconocidas como interlocutores en espacios de debate y toma de decisiones, así como en la planificación de recursos y políticas de atención, ejecución de programas de seguimiento y evaluación de los mismos.

La APDHA demanda además que se apueste por una red pública, estable y dotada suficientemente, de servicios de atención digna a las personas sin hogar, y la remunicipalización de los servicios de atención a estas personas, dado que, advierte, “la privatización no ha redundado en un mejor servicio, sino que ha disparado el precio de atención por persona, cuando el grueso de la infraestructura la aportan los ayuntamientos”.

Por otro lado, la organización pide la adaptación del sistema de atención a la realidad, necesidades, demandas y complejidad del sinhogarismo y la reforma del a su juicio “estricto e inadecuado régimen de estancia para las personas sin hogar en cuanto a horarios, períodos sin alojamiento, equipamiento, etc., así como del trato poco empático”.

Asimismo, plantea facilitar y simplificar el acceso a los recursos y ayudas y el desarrollo de una carta de derechos y deberes a situar en sitios visibles de todos los centros de atención a las personas sin hogar, propiciando su difusión pública.

Es fundamental abordar el sinhogarismo, estima la organización, la puesta en marcha de espacios de coordinación entre las administraciones locales y la autonómica, con seguimientos y evaluaciones periódicas de los diferentes servicios existentes, por parte de técnicos municipales y un órgano independiente participado por las personas sin hogar. Además, se hace necesario el incremento de las plazas para convalecencia hospitalaria de los post-quirúrgicos, dada la improcedencia de su vuelta a las calles antes de su total recuperación, y el reiterado reclamo de que los recursos para las personas sin hogar o en exclusión social se distribuyan por los barrios de las grandes ciudades, reduciendo su actual concentración.

Otro de los puntos del decálogo elaborado por la asociación es la realización de un censo de personas sin hogar en aquellas localidades donde no se ha realizado, que son la mayoría, así como un estudio periódico a nivel cualitativo y cuantitativo del sinhogarismo en Andalucía.

Por último, la APDHA solicita la puesta en uso y movilización de recursos residenciales públicos en régimen de cesión o alquiler a las personas sin hogar y apostar por la estrategia “primero vivienda”, como metodología prioritaria de lucha contra el sinhogarismo.

La organización califica como preocupante la situación de pobreza, vulnerabilidad y abandono que sufren las personas sin hogar en Andalucía. Solamente Cáritas ha reconocido atender el pasado año en Andalucía a 5.600 personas sin hogar, con lo que la APDHA estima que “podemos estar hablando de cerca de 10.000 personas” en toda la comunidad autónoma.

Diversas actividades jalonaron la geografía andaluza a fin de reclamar mejoras en el auxilio a las personas sin hogar

Explica la asociación que el sinhogarismo es una de las formas más extremas de exclusión social. “No se trata únicamente de un problema de pobreza material (carencia extrema de alimentos, ropa, vivienda, alimentos, etc.), sino que menoscaba profundamente la dignidad de la persona y termina despojándola de su identidad como ciudadano o ciudadana, digno de la protección de sus derechos”.

En opinión de la APDHA, las políticas hacia las personas sin hogar siguen siendo fragmentadas y dispares, se han basado en los equipamientos y en medidas estrictamente asistencialistas, lo que redunda en que las situaciones de dependencia y exclusión se refuerzan y perpetúan. “Es necesario que la intervención social con respecto a las personas sin hogar se centre en ellas de manera integral. Los recursos deben someterse a las necesidades cambiantes de las personas y familias, que dependen de los itinerarios vitales que van recorriendo”, asegura.

Critica la organización que con la excusa de la pandemia, “en muchos ayuntamientos andaluces se han introducido sin miramientos las gestiones de forma telemática, llevando hasta al extremo las barreras que obstaculizan el acceso de las personas sin hogar a los servicios y a las prestaciones sociales”.

Asimismo, la asociación sentencia que la privatización de los servicios de atención a las personas sin hogar se ha demostrado como cara, poco eficaz e insuficiente, y que su servicio es altamente contestado por buena parte de las personas usuarias. A ello se suma, lamenta, la ausencia de controles de gestión, seguimiento y evaluación por parte de muchas de las administraciones responsables, que no se contemplen medidas que eviten las muertes sociales del todo evitables y que no se convierta en prioritaria la atención a las personas más vulnerables de la ciudad. Por último, la organización recuerda que es responsabilidad de las administraciones públicas velar y garantizar las condiciones de vida dignas para las personas sin hogar y erradicar las situaciones de aporofobia y de rechazo a las personas pobres, que se dan en las ciudades andaluzas.

La APDHA llevó a cabo un llamamiento a participar en las movilizaciones y actividades previstas esta semana por la dignidad de las personas sin hogar que se celebrarán en Cádiz, San Fernando, Chiclana, Algeciras, Granada y Sevilla.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =