Libertad y derecho

La escritora Paloma Fernández Gomá formula un alegato en contra de la violencia y a favor de la libertad de expresión

Qué bellas palabras: Libertad de Expresión.

Expresarse en libertad. Es todo un logro de vivir en democracia. Forma de gobierno que nos hemos dado entre todos hace muchos años. Nacida en Grecia, avalada por quienes la han disfrutado a lo largo de la historia. Pues habiendo vivido otros horizontes sociales de conflictos e incluso enfrentamientos, todos hemos concluido que la mejor forma de convivencia es la democracia.

Pero la democracia también tiene sus normas: derecho y deberes que cumplir. También es libertad de pensamiento y reunión, y obliga a respetar las leyes. Lo que nunca puede tolerar la democracia es usar la violencia para conseguir ningún objetivo.

Hoy vivimos actos vandálicos de extrema violencia. Actos antidemocráticos que nos alejan de una convivencia en paz. Ante el beneplácito de  unos y el silencio de otros. No sé hacia donde vamos ni que pretendemos. Sólo hay una evidencia que nuestra democracia se derrite como un azucarillo en el agua. Debemos de mantenernos unidos y fortalecer nuestra convivencia ante tanto desvarío. No podemos permitir que se socaven nuestros valores por quienes piden libertad de expresión disfrazada de violencia y extremismo. Todos los extremismos son perversos y antidemocráticos.

Además se tocan por los polos opuestos y acaban concluyendo en barbarie. El caso es, que todo esto recuerda, a modo de parábola,  la historia de un padre con dos hijos, que siempre consiente al que se sienta en una determinada posición de la mesa y al otro, no es que le ignore, no; lo que hace es  regañarle constantemente, unas veces con razón y otras sin ella.

Así pues este hijo se ve ignorado, despreciado y no sabe qué hacer para llamar la atención. Mientras el otro le hostiga y hace «gamberradas». Esta situación vista y valorada por un pedagogo, llegaría a una conclusión:  está mal educando a los dos hijos. Yo humildemente y casi sin atreverme a hablar ( pues verdaderamente, cada vez hay más temor a dar tu opinión y que no te tilden de algo, como poco); pues bien, yo diría que la casa se hunde, que cada uno se va por un lado, que el padre pierde toda autoridad y que es mejor no hablar del tema, no vaya y digan….

Paloma Fernández Gomá, escritora y profesora

Fotografía: Protestas contra la detención de Pablo Hasel. Fuente: RTVE

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 12 =