La policía descarta homicidio en el caso del joven quemado en Algeciras

Se trata de un marroquí de 22 años de edad que portaba numerosos disolventes

La Policía Nacional descarta que la muerte de un joven, acaecida a comienzos del pasado mes de mayoren Algeciras, obedeciera a un supuesto de homicidio. Aunque las circunstancias en que fue localizados aún con vida pero con graves quemaduras en todo su cuerpo, fueron ciertamente extrañas, las pesquisas policiales han permitido identificarlo y atribuir su fallecimiento a un accidente o una auto-inmolación, ya que transportaba en su mochila diversos botes de disolventes.

Investigadores de la Policía Nacional han esclarecido el fallecimiento de un joven sin identificar que apareció en la barriada algecireña de El Cobre, cuando amanecía el pasado mes de mayo: «La dificultad de la investigación radicó en que el varón se encontraba sin efectos personales, sin identificar y en la ausencia de información del lugar donde se había producido el hecho. Una inspección ocular llevada a cabo mediante el uso de drones y el helicóptero del Servicio de Medios Aéreos, que permitió la localización de una mochila del fallecido que contenía botes de disolvente, facilitó la labor de investigación. Tras múltiples gestiones y tras haber trabajado sobre todas las hipótesis, incluida la de un posible homicidio, se pudo identificar el cadáver y determinar que la muerte pudo deberse a causas accidentales o autolíticas», informa la policía en una nota oficial.

«La investigación se inició el pasado dos de mayo cuando el vigilante de seguridad de unas obras avisó sobre el hallazgo de un joven que se encontraba prácticamente calcinado. Agentes de seguridad ciudadana que se desplazaron al lugar, pudieron comprobar que el varón se encontraba completamente desnudo y presentaba quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Tras ser trasladado a un centro hospitalario, donde falleció dos días después, se activó el procedimiento de actuación ante delitos violentos, en el que tanto agentes de de Policía Judicial y de Policía Científica llevaron a cabo las primeras pesquisas, en las se pudo comprobar que el joven carecía de documentación, de teléfono móvil y de pertenencia alguna», prosigue.

Tras lograr su identificación, se pudo comprobar que el fallecido, un varón marroquí de 22 años, apenas llevaba unas horas en la localidad y había llegado desde Madrid, donde previamente había sido atacado con un cuchillo y amenazado con ser quemado con un aerosol y un mechero.

Drones y un helicóptero para una inspección ocular

Las indagaciones de los agentes permitieron reconstruir todos los movimientos del varón desde que partió de Madrid y llegó a Algeciras, así como los de sus primeras horas en la ciudad. Una inspección ocular posterior sobre uno de los lugares donde podría haber pasado el fallecido –un edificio de viviendas en construcción abandonado- que tuvo que hacerse empleando drones y el helicóptero del Servicio de Medios Aéreos, permitió localizar la mochila del joven junto a tres botes de disolvente, una camiseta quemada y otras prendas de vestir.

Un análisis exhaustivo del los efectos encontrados y del lugar donde aparecieron, incluso permitió localizar el lugar donde se habían adquirido los botes de disolvente por el propio fallecido. Todo ello «permitió a los investigadores descartar que se hubiera trata de un fallecimiento de carácter homicida». Las pesquisas practicadas han sido puestas a disposición de la autoridad judicial, a la que se ha informado del supuesto carácter accidental o autolítico del fallecimiento.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis + doce =