La palabra respeto

La escritora Paloma Fernández Gomá asegura en este artículo que la sociedad debe rebobinarse

Tengo  amigos de izquierdas y de derechas, de centro, españoles, marroquíes, franceses, rumanos, americanos; todos tenemos nuestras opiniones y nuestra forma de  vida. Pero  hay algo que nos une y nos hace iguales ante nuestra diversidad, es el respeto mutuo.

La palabra respeto proviene del latín respectus y significa “atención” o “consideración”. De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española (RAE), el respeto está relacionado con la veneración o el acatamiento que se hace a alguien. El respeto incluye miramiento, consideración y deferencia”.

Pues esta palabra de tres sílabas debe de ser el centro de todo lo que acontezca en el  mundo.

Se puede pensar de distinta forma, pero dialogar. Hoy vivimos en una especie de burbuja de contradicciones mediáticas y sociales que nos impiden hacer uso de la palabra respeto debidamente. Y empezamos a destruir este respeto por la mentira, así vamos erosionando la base de un diálogo constructivo.

Creo que hay muchas personas cansadas ante el hartazgo que nos rodea, viendo como se nos presentan  como limpios, loables y auténticos,  unos  discursos que se  basan en un contenido que no es del  todo verdad ( no hay nada peor que una verdad a medias).  Yo diría que se nos intenta manipular, y nos dejamos llevar por este mar  de  sombras  que prometen cosas inalcanzables o bien que para  llevarlas  a término tengamos  duros enfrentamientos y se salten  las leyes, creando un escenario completamente  distinto al planteado.

Como se puede suponer, en este contexto, el respeto  brilla por su ausencia. Sí encontramos discordia,  ensañamiento, gresca ,  manipulación y mentira. ¿Haremos así un discurso honrado basado en esto? Por supuesto  que no. Estaremos abocados a la disputa  eterna  y no construiremos nada sólido.

Creo  que la población está  muy sensibilizada y demanda  un diálogo auténtico y constructivo entre nuestros políticos.

Mantengo la opinión en la que se han  basado mis palabras desde el principio del artículo: el respeto  es fundamental, junto a la  verdad, y constituyen una   premisa indispensable para llegar a  un entendimiento.

La dualidad: respeto- verdad es necesaria para el momento  histórico  que estamos viviendo. Donde  los  valores  se  han  trastocado, la verdad se esconde,  todo es permisible. La  mentira es  la  gran aliada del éxito  y el fin justifica los medios (como diría Nicolás  Maquiavelo). Estamos ante  el  discurso que interioriza una gran parte de nuestros políticos. No  lo acepto. Los medios deben de ser siempre  honestos  y causar el menor impacto posible a  los ciudadanos y mucho menos emplear cauces que perjudican  a la ciudadanía, a sabiendas de que  pueden causar dolor.

El  hombre es un animal político”  dijo Aristóteles,  en referencia a que vive en sociedad y participa de ella. Para participar hay que implicarse  con nuestras  decisiones. No  podemos pedir a los  políticos que sean o  que actúen en divergencia  con  nuestros  propios intereses. Y los  intereses que predica nuestra sociedad tiene una escala de  valores muy mermada, no  vemos  o no queremos ver  como esperpéntico lo  que  hacen los  que nos dirigen.  Vemos normal lo que está basado en la mentira  y la torpeza. 

Nuestra sociedad necesita  REBOBINARSE  actuar con sentido común con “seny”  como diría mi amigo  catalán, con cordura digo yo.

Lo  primero que hay que empezar a cambiar es nuestra sociedad, tener  prioridades, diferenciar entre lo que se hace bien o mal, respetar, dialogar, tender puentes desde la verdad y el  respeto. Todo no  está bien  ni tiene  justificación, hay cosas intolerables que no podemos permitir.

Nuestra conciencia debe de estar preparada para  afrontar obstáculos  y castigar con nuestro  voto a los  que nos engañan. Debemos de ser  enteramente  libres en nuestras decisiones y no sentirnos obligados. Desde esa libertad individual y plena podremos alcanzar una sociedad mucho mejor.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *