La Guardia Civil detiene al Carnicero de Bari en Algeciras

Teodoro Frappampina, integrante del clan Di Cosola, en la localidad italiana de Bari, se encontraba fugado de la justicia

El Área de Delitos Contra las Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras ha anunciado hoy la detención de un individuo de nacionalidad italiana, al que se conoce por el sobrenombre de ‘El Carnicero de Bari’, supuestamente perteneciente al peligroso clan criminal conocido como ‘Di Cosola’ del crimen organizado en italia, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Aunque el Instituto Armado no ha confirmado la identidad del detenido, este diario digital ha confirmado que se trata de Teodoro Frappampina, de 52 años de edad,  al que se le impuso dicho alias no en relación directa con delitos de sangre sino porque su esposa regentaba una carnicería en el centro histórico de la antigua aldea de Ceglie del Campo, en las proximidades de Bari.

“El ahora detenido se encontraba huido de la justicia de dicho país, concretamente de las autoridades judiciales de la provincia de Bari, en la región de Apulia, tras haber sido condenado por éstas a pena de prisión por la perpetración delitos de Extorsión y Corrupción –asegura la nota oficial–. En concreto, había sido condenado a cumplir una pena de prisión de más de 15 años, aunque había cumplido escasamente cinco años”.

Las autoridades judiciales de Bari emitieron una Orden Europea Detención y Entrega (OEDE) a efectos de Extradición a nivel internacional «por formar parte de una organización criminal conocida como clan ‘Di Cosola’, perteneciente a la llamada popularmente como mafia o camorra italiana», y cuyo ámbito de actuación territorial es tanto la ciudad como provincia de Bari.

La detención fue comunicada de inmediato al Juzgado Central de Instrucción nº 2 en funciones de Guardia de la Audiencia Nacional en Madrid, órgano encargado y competente para casos de ámbito internacional, quien ordenó que el detenido fuera puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Algeciras.

El clan Di Cosola era una banda inicialmente familiar que operaba en la región de Apulia, en Italia, sin llegar a alcanzar la estructura de la NDranghetta, Camorra, la Mafia Siciliana y otras redes del crimen organizado que han operado desde antiguo en el Estrecho de Gibraltar. Se le llama así por el apellido de quien fuera su principal capo durante largo tiempo, Antonio di Cosola, muerto no hace mucho en prisión de un ataque al corazón tras arrepentirse y colaborar con la justicia. Tras su deserción, el grupo inicial se dividió en numerosas bandas que siguen operando en la región y de las que también forma parte Cosimo di Cosola.

Operaciones como “Atila” y “Pilastro” han ido dando al traste con este entramado, desde comienzos de siglo. Una vez que el jefe del Clan decidió delatar a sus socios y desvelar donde ocultaban su armamento –los carabinieri llegaron a encontrar incluso armas de guerra y un bazooka de fabricación soviética que obraba en su poder–, la organización se fue fragmentando: uno de los grupos estuvo dirigido y organizado desde el interior de la prisión por Antonio Battista (nacido en 1970), considerado el capo desde agosto de 2006, pero tras su detención en abril de 2015, pasó a ser dirigido por Vito Curlo llamado Ciù Ciù, con el respaldo de Teodoro Frappampina y Giovanni Martinelli, que provenían del clan original de Antonio di Cosola. Luego, estaría el grupo del hermano de este último, Cosimo di Cosola. Y, finalmente, la banda de Guglielmi Luigi, asociada a otra de las familias del crimen organizado en la zona, los Mercante, y la de Giurano Carlo, asociado a otro capo influyente, Luigi Guglielmi, que había sido lugarteniente de Antonio di Cosola. Por familias del crimen que no falten en Apulia: ahí están también los clanes de Parisi, Capriati, Strisciuglio o Palermiti.

La Operación Pilastro logró descabezar al clan di Cosola con 64 detenidos, de entre todas estas familias. Luego, la Operación Atila contra todo este entramado se produjo en 2015, cuando los sobrevivientes del clan Di Cosola se reorganizaron en dos facciones opuestas y amenazaron con una guerra instentina en los bastiones de Ceglie y Carbonara, dos enclaves próximos a Bari que, hasta entonces, habían sido controlados por el clan de Antonio Di Cosola. De él formaba parte, Teodoro Frappampina que, en ese año, sería tiroteado a la salida de la carnicería por dos individuos que se dieron a la fuga y que sólo acertaron a dispararle en las pantorrillas, sin que llegase a peligrar su vida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + veinte =