Juan de Dios Regordán: la muerte de un humanista algecireño

Ex concejal de Asuntos Sociales, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos y de Cáritas

Fue un humanista y un ciudadano comprometido con la sociedad civil de Algeciras. Juan de Dios Regordán, nacido en Algeciras en 1940 pero hijo adoptivo de Algeciras, falleció hoy en esta última localidad. El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha mostrado en nombre de la corporación municipal y en el suyo propio, sus condolencias, a las que se sumaron numerosos representantes de colectivos locales.

Landaluce ha tenido palabras de recuerdo para el que fuera compañero de corporación entre los años 1995 y 1999, desde las filas del Partido Popular, en la Corporación entonces presidida por Patricio González. El actual alcalde recordó, por ello, que tuvo el honor de compartir con él tareas de gobierno, haciendo especial hincapié en lo que fue la seña de identidad de su vida: “la entrega a los demás”. Así que rememoró, «en estos momentos tan duros», las palabras que pronunciara en la ceremonia de nombramiento como Hijo Adoptivo de la ciudad: «Su vida se ha caracterizado por su total entrega a los demás, primero como sacerdote, luego como profesor de Educación Especial en el colegio Santa Teresa, así como en su faceta de concejal de Asuntos Sociales en el Consistorio algecireño, presidente de la Federación de Asociaciones de Participación Ciudadana (FAPACSA) y director de Caritas”, subrayó hoy el regidor algecireño.

A sus múltiples facetas, cabe sumar la de autor de varios libros, como es el caso de  Mis diálogos con Dios y encuentro conmigo mismo, el diario de un seminarista que se convierte en sacerdote, en cuya segunda parte –«Vivencias compartidas»– detalló su proceso de secularización tras enamorarse de quien sería su esposa, Antonia Osuna. Su obra memorialística también incluye De lo social a lo humano, una obra en la que se centra en su compromiso cívico.

«Mis experiencias compartidas han sido lo suficiente fructíferas como para afirmar con rotundidad que mi esposa y mis cuatro hijos, yerno, nuera y nietas llenan en plenitud todas las aspiraciones que pueda necesitar en los momentos actuales. No puedo olvidar la gran cantidad de amigos y grupos sociales que me han ayudado a ser lo que soy», afirmó durante la presentación de sus libros.

A juicio de Landaluce, “quienes hemos tenido el honor de compartir con él algunas de estas tareas, conocemos bien su decisión, su empuje, la defensa plena de los argumentos que considera de justicia, y especialmente, su lucha en defensa de quienes menos tienen y son los que más necesitan de los esfuerzos de los demás, y por ello Algeciras pierde hoy no solo a un hijo, sino también a una gran persona”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =