José Martí Perles, el hombre que silencia los relojes

El inventor algecireño presenta un sistema para silenciar relojes monumentales, que ya se aplica en la Iglesia de la Palma, desde 2019

Le fascina la mecánica y en su pedigrí figura la restauración y mantenimiento del reloj de la Iglesia de la Palma, en Algeciras, auxiliando al maestro José Luis Pavón. Y esa experiencia le ha servido, sin duda, para reflexionar sobre las posibilidades que encierran esos hermosos artefactos que dan la hora. José Martí Perles acaba de registrar la patente de un sistema que permite silenciar las campanadas de los relojes monumentales, habitualmente asociados a campanarios de iglesias.

El alcalde de la ciudad, José Ignacio Landaluce, ha mantenido este mediodía un encuentro con Martí, quien le explicó detalles precisos sobre la patente que acaba de registrar: «Este revolucionario sistema conlleva que las campanadas correspondientes a distintos tramos horarios, por ejemplo durante las noches, no se produzcan lo que permite facilitar el descanso de las personas que residen en las proximidades de estos elementos», avanzó el Ayuntamiento en un comunicado oficial.

José Martí, junto al alcalde José Ignacio Landaluce, entre otras personas

Martí ha explicado a la primera autoridad municipal que «el sistema, construido en acero inoxidable y alimentado por una corriente de doce voltios, puede ser manejado a criterio de los responsables del mantenimiento de los relojes, y que en ningún caso afecta a la maquinaria de los mismos, ya que muchos de ellos están catalogados como BICs (Bienes de Interés Cultural)».

Cabe reseñar, recuerda el Ayuntamiento, que este sistema está implantado en el reloj de la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Palma desde septiembre de 2019, funcionando con plenas garantías, y que son varios los ayuntamientos españoles, entre ellos el de A Coruña los que se han interesado por su implantación a través de la Asociación de Vecinos de Ciudad Vieja María Pita de esa ciudad gallega.

Asimismo, serviría, según el Ayuntamiento, «para que relojes que han tenido que dejar de funcionar por esta cuestión, incluso obligados por sentencias judiciales, volviesen a la normalidad al quedar silenciadas las campanadas horarias».

Landaluce ha felicitado a Martì “por haber dado forma a una idea que nace de su inquietud y buen hacer como amante de la relojería. Siempre ha sido un apasionado de este campo, y ahora gracias a su empeño el nombre de Algeciras llegará a muchos rincones, haciendo posible compatibilizar la historia y las tradiciones con el derecho al descanso de la ciudadanía”.

No es el primer invento de esta índole surgido de la inventiva de José Martí Perles, a la sazón colaborador honorario del Departamento de Ingeniería Industrial e Ingeniería Civil de la Escuela Politécnica de Algeciras. Allí, hace dos años, presentó un nuevo sistema de alimentación energética por gravedad.

Sistema de alimentación energética por gravedad para relojes, otra invención de José Martí Perles

«Este reloj cuenta únicamente con una maquinaria horaria que marca el ritmo del tiempo a través de un escape de clavijas hecho a mano. La energía necesaria para el movimiento se obtiene de un sistema motriz completamente novedoso», describió entonces.

Y añadió: «Una pesa por gravedad que desciende a lo largo de un eje al mismo tiempo que un motor eléctrico sube otra pesa. De esta forma, el reloj permanece activo indefinidamente sin necesitar de una gran altura de caída de pesa, lo que lo diferencia de los relojes monumentales».

«Evidentemente, sin alimentación eléctrica el motor no funcionaría y el reloj se pararía a los pocos minutos, sin embargo, esto no debe dar a confusión, el reloj obtiene su energía de la gravedad de la pesa, no del motor eléctrico».

Y concluye: «El resto de mecanismos del reloj funciona de la misma manera que el resto de relojes mecánicos, es decir, la energía de la pesa hace mover una rueda dentada que es la que mueva el resto de ruedas hasta llegar a la rueda de escape. El giro de esta rueda se ve retenido por el movimiento conjunto del péndulo y el áncora  que la retienen. Este movimiento retenido es el que marca el ritmo de las agujas del reloj y el característico tic-tac».

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *