Gibraltar procederá al hundimiento controlado de la popa del granelero

Medida preventiva, antes de la llegada del temporal durante el fin de semana

via eldiario.es

La Autoridad Portuaria y el Gobierno de Gibraltar han acordado proceder, hoy viernes, al hundimiento controlado de la sección de popa del granelero OS 35,  “antes de la llegada del temporal durante el fin de semana”.

Se trata de una medida cautelar sumamente delicada pero que podría evitar males mayores. Durante esta semana, John Ghio, capitán del Puerto de Gibraltar, ha ido informando al Gobierno sobre las dificultades que podría conllevar un empeoramiento de las condiciones meteorológicas sobre los restos del barco, a pesar de que el gasoleo que transportaba ya fue extraído.

“Si se deja el buque en su posición actual durante el fuerte temporal que se prevé el fin de semana, es posible que sufra más daños y que se corra el riesgo de provocar más contaminación por los residuos de combustible no extraíbles y los restos de muebles y objetos sueltos que no puedan retirarse a tiempo del barco”, han señalado portavoces oficiales.

En caso de mal tiempo, consideran los expertos, “no podrán contenerse los residuos de combustible y los restos, que escaparán del buque”.

“Dejar el buque en su posición actual durante el fuerte temporal que se avecina también podría dar lugar a que la sección de popa se desplazara de forma incontrolada a una posición que dificultara técnicamente las posteriores operaciones de salvamento y recuperación y, por tanto, redujera su eficacia”, añadieron.

Así que, en previsión de las condiciones meteorológicas adversas que se esperan en Gibraltar este fin de semana, la Autoridad Portuaria de Gibraltar (Gibraltar Port Authority, GPA) ha acordado aplicar el Plan Resolve para Condiciones Meteorológicas Adversas en relación con el OS 35, cuyos restos siguen a unos 700 metros de Catalan Bay.

El plan es el que ha sido propuesto por Resolve Marine Gibraltar, la empresa que ha asumido las tareas de rescate del barco, así como por la Autoridad Portuaria y el Gobierno local, quienes solicitaron el asesoramiento de un experto independiente en salvamento sobre la mejor alternativa para salir del atolladero.

La Autoridad Portuaria de Gibraltar ha informado, “como partes interesadas”, a los medios de comunicación locales, a los residentes Catalan Bay y a las autoridades españolas sobre la operación prevista y sobre los detalles concretos del Plan. Pero la Autoridad Portuaria ha recabado también otras opiniones.

“La Autoridad Portuaria de Gibraltar y el Gobierno de Gibraltar están seguros de que el Plan propuesto por Resolve es el mejor para asegurar el buque, en la medida de lo posible, en el lugar en que está, minimizar el potencial de contaminación y dar a los equipos de rescate la mejor oportunidad de recuperar el buque de manera eficiente y lo más rápidamente posible”, informo el Gobierno a través de un comunicado.

El experto independiente en salvamento consultado por la Autoridad Portuaria “ha considerado que el OS 35 está ya, por definición, hundido”.

“Puede considerarse que el barco está dividido en dos partes. Una sección de proa, con una longitud de 73 metros, y una sección de popa de 105 metros de longitud. Las dos secciones siguen unidas por acero roto, doblado y combado. Sin embargo, la integridad estructural del casco se ha quebrado totalmente. Aproximadamente, las tres cuartas partes de proa de la nave están dañadas e inundadas. Su posición en aguas poco profundas implica que los dos tercios delanteros del barco están bastante hundidos en el lecho marino”, detalla la nota.

La sección de popa, que tiene mayor flotabilidad por la Bodega de Carga Seca 5 y la Sala de Máquinas, sigue varios metros por encima del fondo marino: “Esta sección es lo suficientemente ligera como para que las fuerzas de la naturaleza  la puedan mover y girar en momentos de inclemencias meteorológicas, mientras que la sección delantera no puede ser movida” por las mismas perturbaciones.

El Plan de Resolve para Condiciones Meteorológicas Adversas consiste en bajar la sección de popa del OS 35 de forma controlada para que también se apoye firmemente en el lecho marino antes de la llegada del mal tiempo: “Esto estabilizará esa sección para que no pueda moverse y girar con el oleaje, la marea y el viento –afirman las autoridades–. Así, se evitará que se produzcan más daños en el buque y se protegerá todo lo posible el medio ambiente de la eventual contaminación por residuos de combustible no extraíbles y otros restos. El riesgo de contaminación no puede eliminarse por completo. La estabilización de la sección de popa facilitará al equipo de rescate las operaciones de recuperación con mayores garantías de éxito y eficacia”.

Imágenes del bombeo de gasóleo que finalizó durante la pasada semana

También el Gobierno ha pormenorizado el proceso a seguir en este operativo ciertamente complejo: “El equipo de rescate pretende retirar todos los objetos flotantes y sueltos del buque y asegurar las escotillas. Los posibles impactos medioambientales de la contaminación que pueda producirse durante la operación se mitigarán con la barrera que rodea al buque”.

“A continuación, el equipo de rescate bajará la sección de popa al lecho marino, inundando la Bodega de Carga 5 y la Sala de Máquinas de forma controlada. Una vez finalizada la operación, se retirarán todas las barreras que rodean el buque y las desplegadas en las playas, para evitar que se dañen con el temporal”.

A juicio del capitán Ghio, “el plan propuesto por Resolve para estabilizar la sección de popa en el lecho marino es la mejor opción para evitar más daños al buque y prevenir la contaminación que probablemente se producirá en caso de mal tiempo”.

“Esta operación controlada da la oportunidad de mitigar el impacto medioambiental de la contaminación y los restos flotantes que, de otro modo, no podríamos contener en caso de mal tiempo –insistió–. La Autoridad Portuaria de Gibraltar y el Departamento de Medio Ambiente, junto con nuestros organismos asociados, vigilarán el buque constantemente durante el tiempo que dure el temporal para poner en marcha cualquier operación de limpieza en cuanto sea seguro hacerlo”.

Por su parte, el alcalde de La Línea de la Concepción, Juan Franco, ha mostrado su preocupación por la proximidad de un temporal de levante en los próximos días que pueda afectar a la estructura del granelero accidentado frente a la costa linense y ocasione escapes de las sustancias que aún alberga, tal y como advirtió el día anterior el gobierno de Gibraltar.

Ante estas circunstancias, Franco solicita el refuerzo de las medidas de contención con la esperanza de que estas “sean útiles y no nos encontremos con vertidos en nuestras costas”. De igual modo, aún siendo consciente de la dificultad de los trabajos, espera “que el buque sea retirado lo antes posible para eliminar el riesgo que supone su presencia”.

Antonio Sanz, durante su intervención en el Parlamento

Aunque la mayor parte de la contaminación ha afectado a la costa gibraltareña, el litoral de Poniente de La Línea también se vio afectado y, de hecho, el Ayuntamiento linense va a cursar una demanda contra la aseguradora y la empresa armadora del barco siniestrado.

En cualquier caso, la delegación municipal de Playas ha dispuesto un retén de vigilancia que permanecerá activo en los próximos días con el fin de detectar cualquier anomalía: “En estos momentos, el Ayuntamiento ya no cuenta con el personal de limpieza y mantenimiento al haber finalizado la temporada de playas. Por eso, en el caso de que la costa linense sufriera una llegada importante de contaminantes procedentes del buque que excediera la capacidad de limpieza actual, se contrataría por el procedimiento de emergencia a una empresa especializada que solucionara el problema”, ha informado el propio Ayuntamiento.

En una intervención en el Parlamento andaluz sobre lo ocurrido frente a las costas gibraltareñas y la actuación seguida por el Gobierno andaluz, Antonio Sanz, consejero de Presidencia, ha señalado, a modo de balance, que «lo más importante es que no hay que lamentar víctimas mortales ni consecuencias medioambientales graves».

En este sentido, precisó que «la situación siempre ha estado bajo control». Así, ha explicado que hubo dos playas que fueron cerradas inicialmente, «pero la rápida respuesta de los servicios de la Junta hicieron que en muy poco tiempo fuera abierta de nuevo», por lo que ha agradecido el trabajo de los técnicos de Medio Ambiente, el GREA, 112 o el Infoca.

Sanz ha recordado que la Junta tiene competencia cuando llegan las manchas a la costa, pero ha alabado la «coordinación, colaboración y lealtad entre administraciones».

«Había que dar el ejemplo que había que dar, que era sumar esfuerzos, aunar voluntades y coordinar cualquier tipo de actuación, y el Gobierno, la Junta y los ayuntamientos han estado a la altura de las circunstancias», ha afirmado Sanz, que ha añadido que hay que «sentirse orgullosos del trabajo que ha realizado España y Andalucía en esta materia».

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 14 =