Gibraltar hay más de uno

Una ciiudad de Michigan (USA) y otra de Venezuela comparten el mismo nombre del Peñón

Al igual que, por ejemplo, Algeciras cuenta con otras ciudades homónimas en Colombia o en Filipinas, Gibraltar hay más de uno, aunque las localidades con ese nombre que son más conocidas sean las de Michigan y Venezuela.

Por ejemplo, en Michigan, en Estados Unidos, hay un Gibraltar localizado en la parte sureste del condado de Wayne, a solo unas millas al norte de la frontera entre el condado de Wayne y el condado de Monroe, y en el río Detroit y el lago Erie. La ciudad se encuentra situada apenas a unas 25 millas al suroeste del centro de Detroit, Michigan. Así, esa Gibraltar limita con la ciudad de Trenton al norte y el municipio de Brownstown al oeste y al sur, mientras que el río Detroit sirve como frontera al este.

Sobre 4,4 millas cuadradas, se asienta una población que, según el censo de 2020, llegaba a 4.997 habitantes. En su mayor parte, el término tiene uso residencial, aunque también hay reservas de polígonos industriales, área institucional y zona de vertederos. Como en el caso del Peñón, tampoco faltan marinas deportivas, dado que en sus alrededores se localiza el Refugio Internacional de Vida Silvestre del río Detroit-Humbug Marsh, al norte de la ciudad y el Lago Erie Metro Park, al sur. Se trata de una reserva natural de primer orden que marca la vida cotidiana de los gibraltareños estadounidenses, en un entorno rico en canales, humedales y arroyos.

Gibraltar, en Michigan, dispone de varias marinas deportivas

Según los folletos turísticos del lugar, «la costa del río Detroit incluye instalaciones marinas y unidades residenciales unifamiliares. Una serie de canales dividen la ciudad y sus cuatro islas, Hall, Edmund, Main y Horse, de residencias. La parte continental de la ciudad es una mezcla de espacio comercial y unidades residenciales, incluidas viviendas para personas mayores y complejos de apartamentos».

La historia del Gibraltar de Michigan se remontan a 1811, cuando se establecieron allí los primeros residentes. Su primera urbanización data, sin embargo, de 1837 y fue propiciada por los responsables de la empresa Gibralter & Flat Rock Company, un nombre curioso que bautizó también, con la denominación de Gibralter, a la oficina de Correos situada allí. Dos años más tarde, pasó a llamarse Gibralatar y la localidad, en su conjunto, también hizo otro tanto pero mucho más tarde, en diciembre de 1900.

La comunidad del Gibraltar de Michigan formó parte originalmente del municipio de Brownstown, pero en 1954 adquirió personalidad jurídica propia y, en 1961, adquirió su plena condición de ciudad. Si se comparan las cronologías, paradójicamente, la emancipación cívica del Gibraltar estadounidense viene a coincidir con la de la población del Peñón, entre la constitución del City Hall y los preámbulos de su primera Constitución.

Nuestro Gibraltar, por otra parte, se encuentra hermanado con otra población del mismo nombre, perteneciente al municipio de Sucre, en el estado venezolano de Zulia, originalmente llamada San Antonio de Gibraltar. De hecho, fue uno de sus primeros enclaves habitados dado que su ubicación, al sureste del lago de Maracaibo y a la falda de los Andes, la convirtieron en ruta obligada para los mercaderes que hacían la ruta entre el virreinato de Nueva Granada y Venezuela.

Capilla de San Antonio de Gibraltar, en Venezuela

Habitualmente asolada por los piratas, durante la época de la Carrrera de Indias y, entre sus atractivos turísticos figuran sus fiestas de danzas y tambores cada 6 de enero, en honor de San Benito de Palermo. Tras la desaparición, prácticamente, de los grupos indígenas, la ciudad se fundó en 1516, con un puerto clave, entonces conocido como Carvajal, para el comercio marítimo de la época, lo que provocó, por otra parte, numerosos ataques tanto por parte de los corsarios como de los indígenas, hasta su práctica destrucción.

Su nombre, en realidad, proviene de la refundación de dicha localidad en octubre de 1592, por parte del conquistador Gonzalo de Piña Ludueña, que había nacido en el Peñón, en 1545, entonces bajo soberanía de la corona española. De ahí, su actual topónimo. En el siglo XVII, con las reducciones jesuíticas, se desarrolla el cultivo del cacao y el transporte de tabaco mediante mulas, pero también la presencia de esclavos negros como mano de obra barata para un comercio pujante con México y Europa.

En 1669, los residentes abandonaron la ciudad ante el irresistible avance del capitán pirata Henry Morgan, tras el saqueo de Maracaibo y los vecinos tuvieron que pagar un costoso rescate para que sus casas no fueran destruidas. No fue el último ataque, ni, por supuesto, el primero.

En sus alrededores, en 1893, el ejército de liberación, al mando de Carlos Luis Castelli, inflingieron una seria derrota a las fuerzas realistas al mando del mariscal Francisco Tomas Morales en la llamada Campaña de Maracaibo. Comenzaba, entonces, la independencia de Venezuela y, a su vez, la del Gibraltar venezolano.

Malecón de Gibraltar, cerca de Maracaibo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + 5 =