Gibraltar conmemora la explosión del Bedenham, 70 años después

Trece personas murieron en aquella catástrofe que provocó daños materiales en las dos catedrales y en El Convento

Probablemente, una de las mayores catástrofes que conoció la Bahía en tiempos de paz, se produjo hace ahora 70 años. Se trata de la explosión de un buque de la Real Flota Auxiliar Británica, RFA Bedenham, en el muelle de Queensway, ocurrida el martes 27 de abril de 1951 y que causó trece muertes, además de numerosos daños personales. Con ocasión de dicha efeméride, se llevará a cabo una ceremonia conmemorativa en el Peñón, como ocurre cada vez que llega esta fecha. Sin embargo, nadie recuerda oficialmente a los 42 muertos del Petragen One y Camponavia, registrados en el pantalán de la Refinería Gibraltar de Cepsa, en mayo de 1985 y sobre los que suele pesar el olvido.

En el caso del Bedenham, mañana martes 27 de abril a las 11:00h, se celebrará una ceremonia de colocación de coronas de flores en el Memorial del Bedenham, en Queensway Quay. El acto, según ha anunciado el Gobierno gibraltareño, contará con la asistencia del Viceministro Principal, Joseph García, el Alcalde, John Gonçalves, y los directores del Aeropuerto y del Servicio de Salvamento y Bomberos de Gibraltar.

“En la mañana de ese mismo día de 1951, el buque de la Real Flota Auxiliar estaba atracado en Gun Wharf mientras descargaba cargas de profundidad a una gabarra cuando una de ellas prendió. Esto causó un incendio que se propagó al RFA Bedenham, provocando una violenta explosión en el buque que, posteriormente, se hundió”, rememora el Gobierno gibraltareño en una nota oficial.

Recientemente, la Asociación de Defensa Civil reconoció en sus tumbas el heroísmo de dos bomberos fallecidos

Murieron trece personas en la explosión, incluido el Jefe de Bomberos, Albert Alexander Indoe, y el Suboficial George Campbell Henderson, del Servicio de Bomberos del Astillero, a los que se condecoró a título póstumo con medallas al valor por su coraje a la hora de tratar de apagar el incendio. También se depositará una corona en su honor en nombre de la Asociación de Defensa Civil (Civil Defence Association) del Reino Unido. Además de las pérdidas humanas, muchos de los edificios de Gibraltar sufrieron daños considerables, incluidos El Convento, que es como se denomina a la residencia oficial del Gobernador británico de la Roca, y las dos catedrales de Gibraltar.

El Bedenham llegó a Gibraltar el 24 de abril de 1951, amarrando a puerto en Gun Wharf. En la mañana del 27 de abril, tras la explosión, varios hombres intentaron combatir el fuego inútilmente. Todos los bomberos se retiraron, a excepción de Henderson, un suboficial del servicio de bomberos del astillero, quien obstinadamente sostuvo una manguera contra incendios hasta morir en el intento. Por ello se le condecoró a título póstumo, junto a Albert Alexander Indoe, Jefe de Bomberos del puerto de Gibraltar. Ambos fueron enterrados en el cementerio de North Front, pero sus tumbas no recordaron su heroísmo hasta el año pasado, cuando la Asociación de Defensa Civil gravó en sus tumbas las condecoraciones obtenidas por cada uno de ellos.

El memorial que conmemora en el Peñón la tragedia del Bedenham

Dos trabajadores portuarios, entre ellos José Moss, y dos comerciantes en la cercana zona de Ragged Staff Road también murieron bajo los escombros. Cientos de personas resultaron heridas y tuvieron que ser trasladadas al Royal Naval Hospital Gibraltar, entonces conocido como British Military Hospital Gibraltar. La tripulación del Bedenham ya había abandonado el barco en el momento de la explosión que no provocó mayores daños en la ciudad, merced a las murallas construidas entre los siglos XVI y XIX, que desviaron parte de la explosión de la explosión. Sin embargo, la explosión también tuvo consecuencias sociales, como el notable retraso en la puesta en marcha de un programa de viviendas para los gibraltareños que empezaban a volver a casa tras ser desterrados durante la Segunda Guerra Mundial para reforzar la defensa militar de Gibraltar.

El Almirantazgo británico aceptó la plena responsabilidad por los daños y se pagaron aproximadamente 250.000 libras esterlinas en libras de Gibraltar en concepto de indemnización. Los restos del Bedenham terminaron siendo desguazados.

Una placa recuerda lo ocurrió hace 70 años en el Peñón
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + dieciocho =