Germán de Patricio, un algecireño tras la pista de Francisco de Quevedo

Profesor universitario en Estados Unidos, acaba de publicar allí su obra "Quevedo, personaje de ficción: icono colectivo"

Germán de Patricio (Algeciras, 1968) lleva media vida buscando el rastro de Francisco de Quevedo y ahora acaba de publicar en Estados Unidos un ensayo sobre dicha cumbre de la literatura mundial. El contenido del libro no deja de ser singular, ya que no se trata tanto de abordar su obra como su trascendencia, a lo largo de los siglos, como personaje de ficción e icono colectivo, como refleja el título de su obra.

Aunque siempre mantuvo una atracción fatal por el autor de El Buscón, a Germán de Patricio le interesaron antes otros territorios y otras lenguas. Licenciado en Filología Hispánica en Madrid, conoce el inglés, el holandés, pero también tiene rudimentos de ruso, italiano, árabe y polaco. De hecho, durante su estancia en Amsterdam, llegó a especializarse en la traducción al español de una de las principales autoras holandesas contemporáneas, Connie Palmen. Todo ello mientras trabajaba en oficios tan pintorescos como el de dependiente de una sex shop a la que un pastor evangelista, por ahorrarse unas monedas, acudía gratis a inflar las ruedas de su bicicleta con el fuelle que servía para las mujeres hinchables.

Doctorado en la Universidad de Virginia, su currículo le haría merecedor de un reconocimiento local que tampoco es habitual en los casos más veteranos de José María Alberich, Alberto González Troyano, Alberto Pérez de Vargas o Pablo Antonio Fernández, entre otros referentes ilustres de nuestro ámbito académico que, salvo excepciones, no han sido suficientemente celebrados por sus paisanos.  

Con un master por la Universidad de Purdue, en Indiana, realizó estudios complementarios en la Complutense y en la Universidad de Utrecht, a donde viajó como erasmus. Alumno visitante de la Universidad estadounidense de Bloomington, a lo largo de su vida académica, se ha interesado también por el Duque de Rivas o el don Juan Tenorio, de José Zorrilla. De Quevedo le interesa, desde su relación con el Conde Duque de Olivares al apreciable antisemitismo de su obra o la relación de su pensamiento con el de Heráclito pero bajo una perspectiva cristiana.

En la actualidad, Germán de Patricio imparte clases en la Universidad de Towson y su libro “Quevedo, personaje de ficción: icono colectivo”, ha sido publicado en español por la Editorial Juan de la Cuesta, en Newark, Delaware. Bajo el subtítulo un tanto hermético de “Recepción diacrónica del símbolo de nuestra frustración política”, su obra mantiene tres grandes apartados: Quevedo como personaje, Quevedo en los libros de texto, Quevedo y los libros de chistes.

Por sus páginas, escritas con precisión pero con la solvencia literaria que Germán de Patricio ya demostrara en algunos artículos y relatos, por aquí desfila el papel de Quevedo como protagonista de novelas, desde José Moreno Fuentes (1881) a Arturo Pérez Reverte, su aparición en películas –Juan Echanove, que ha colaborado con esta obra, lo interpretaba en “Alatriste”–, en obras de teatro –“El caballero de las espuelas de oro”, de Alejandro Casona–, o en la tradición popular del chiste.

¿Por qué le interesa tanto Quevedo: “Algunas personas dedicamos una buena parte de nuestras vidas a indagar en la actividad y en la obra de este escritor que nos ha fascinado siempre por su profunda implicación en la política del momento histórico que le tocó vivir, por la aparente dualidad de su creación y por la insólita proyección diacrónica de su imagen pública –escribe en la introducción del libro–. Albergamos un auténtico anhelo por contribuir a la comprensión de estos asuntos: sobre todo, descifrar el enigma de la larga supervivencia de su imagen popular”.

Entre otros interrogantes, Germán de Patricio, que se confiesa “involucrado en la vida política desde mi más temprana adolescencia”, plantea otra pregunta interesante: “¿Es Quevedo en realidad un político que escribe, o un escritor interesado en la política?”. Quizá descubran la respuesta leyendo su libro.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − doce =