«El camino hacia el autogobierno nunca fue fácil para Gibraltar»

Discurso del viceministro principal, Joseph García, en la apertura de la exposición "100 años de la creación del Consejo de la Ciiudad en 1921"

“El camino hacia el autogobierno nunca fue fácil para Gibraltar”, aseguró ayer Joseph García, viceministro principal de Gibraltar, en su discurso inaugural de la exposición “100 años de la creación del Consejo de la Ciudad en 1921”.

Esta exposición que a partir de hoy se abre al público, conmemora el centenario de la creación del Consejo de la Ciudad (City Council) en dicha fecha.

En su discurso, García justificó las dificultades políticas que siempre ha sorteado el Peñón, en un hecho cierto: “Porque en muchos aspectos éramos únicos”.

“Un pequeño territorio de un Imperio mundial, una fortaleza militar estratégica y un puesto de operaciones, pero también una colonia civil, y todo esto en uno. Y a veces los intereses militares y los de la población civil no coincidían. Así que cada paso que dábamos en la dirección de un mayor autogobierno estaba sujeto, no sólo al escrutinio de las fuerzas armadas, sino también a su autorización explícita”.

Durante décadas, aseguró García, “esto fue un obstáculo para la evolución política de los gibraltareños”.

“Como dijo Tommy Finlayson muy acertadamente [al nombrar su último libro sobre la población civil en la II Guerra Mundial] “Primaba la fortaleza”. No fue del todo inesperado, por tanto, que los principales pasos en ese pedregoso camino hacia el autogobierno sucedieran a los dos grandes conflictos que ha visto la humanidad”.

El viceministro principal Joseph García, a la izquierda del espectador, durante la ceremonia inaugural

El establecimiento de un Consejo Municipal en 1921, como recordó el viceministro principal, fue una consecuencia directa de la Primera Guerra Mundial:  “Su restablecimiento en 1945, seguido por un Consejo Legislativo (Legislative Council) unos años más tarde, fue una consecuencia directa de la Segunda”.

“Gibraltar desempeñó un papel importante durante la Primera Guerra Mundial. Era un punto de reunión crucial para los convoyes aliados. Aquí se reunían y navegaban hacia el este en el Mediterráneo, iban hacia el oeste en el Atlántico, y también lo hacían hacia y desde el propio Reino Unido. Y cuando la guerra terminó, hubo un verdadero deseo de recompensar a Gibraltar y a su gente por su contribución a la causa”.

A juicio de García, sobre todo ello planeaba “un deseo de reformas y modernización”.

“Gibraltar es una pieza de museo victoriana, escribió un alto funcionario del Reino Unido muchos años después, y ya era hora de que soplase un viento fresco. Pero este sentimiento vino acompañado de cierta aprensión en cuanto a las consecuencias que podría acarrear cualquier transferencia de poder. La creación de un Consejo de la Ciudad en 1921 fue un reflejo de esta actitud. Fue, en efecto, el primer paso en la dirección del autogobierno, pero fue un paso pequeño y cauteloso”.

El Consejo, según recordó el historiador Joseph García, “se estableció con una mayoría automática de cinco funcionarios designados frente a cuatro miembros elegidos únicamente por los contribuyentes varones”.

“Entre esos funcionarios se encontraban los diferentes cuerpos de las fuerzas armadas, cuyos representantes ocupaban sus asientos vestidos con el uniforme completo y defendían su propia parcela frente a los otros cuerpos, pero también de la intrusión de la élite gibraltareña. Las competencias del Consejo eran esencialmente las que antes ejercía la Comisión de Salud a la que sustituía. Se hizo cargo de su personal y de sus instalaciones. El nuevo organismo seguiría estando presidido por un Presidente (Chairman) en lugar de un Alcalde”.

Estas circunstancias reflejaban “el delicado equilibrio de intereses contrapuestos que entonces caracterizaba la vida política gibraltareña”.

“Sin embargo, su creación fue un hito importante en el desarrollo político y constitucional de Gibraltar. Sentó las bases de lo que sucedería después. En particular, las exigencias de una mayoría electa en el Consejo de la Ciudad, algo que se logró después de la Segunda Guerra Mundial, durante la cual se había suspendido. Los estudiosos de la historia moderna de los gibraltareños comprenderán que, en términos institucionales, fue aquí donde comenzó realmente el viaje de nuestra representación política como pueblo”.

Cierto es que los poderes del Consejo se ampliaron a lo largo de los años: “Nuestros antepasados, como es lógico, presionaron para acumular cada vez más responsabilidades en un organismo que llegaron a controlar después de 1945. James Andrews-Speed fue su primer Presidente en 1921. El cargo de Alcalde acabó sustituyendo al de Presidente. En 1955, Sir Joshua Hassan se convirtió en su primer Alcalde. El Consejo ejerció sus funciones hasta 1969. Entonces se fusionó con el Consejo Legislativo para formar la Asamblea de Gibraltar (Gibraltar House of Assembly)”.

García se refirió también a los objetos y otros efectos que figuran en la exposición y que explican las transformaciones institucionales vividas por Gibraltar: “Los objetos que nos rodean de esta exposición cuentan esta fascinante historia”.

La exposición recopila un total de 243 imágenes y abre al público a partir de hoy

Hay un total de 243 imágenes con textos descriptivos, fechadas y numeradas. Once secciones cubren diferentes períodos de nuestra evolución política. Una de las secciones se titula ‘Creación e Instalaciones’ y a ella se refirió García durante su alocución:  “Me pareció pertinente saber que la sede original del Consejo Municipal estaba en realidad en Convent Place, en unos locales que fueron heredados de los Comisionados de Salud. Hoy en día, es maravilloso ver la exposición alojada en este edificio. El mismo lugar donde se celebraron las reuniones y deliberaciones de ese Consejo durante la mayor parte de su existencia”.

García agradeció al ministro de Cultura y al Alcalde por haber facilitado el uso de dicho lugar para esta muestra:  “El Gobierno se mostró encantado cuando el Archivista Anthony Pitaluga propuso una exposición para conmemorar el centenario de la creación del Consejo de la Ciudad. Y en nombre del Gobierno, quiero agradecerte formalmente a ti Anthony, a tu equipo del Archivo Nacional de Gibraltar (Gibraltar National Archives, GNA) y a los muchos voluntarios y colaboradores que se ofrecido para hacer esto realidad”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =