Fallece el periodista deportivo algecireño Theo Vargas

Sus inicios profesionales tuvieron lugar en Algeciras hace más de cuarenta años pero se llegó a convertir en la voz del Cádiz C.F.

El periodista deportivo algecireño Theo Vargas –«La voz del cadismo», como se le reconoce– falleció ayer en la capital gaditana a los 62 años de edad, como consecuencia presumiblemente del COVID-19 que padeció recientemente y que le retuvo durante largo tiempo en la UCI: su salida de la misma bajo los sones de «El submarino amarillo», el célebre pasodoble de Manolo Santander, se convirtió en un video viral por las redes.

Theodosio Vargas-Machuca López, ese era su nombre completo, nació en Algeciras a 17 de enero de 1958 y de una familia procedente de Medina Sidonia, residía en Chiclana de la Frontera, donde le sorprendió la muerte junto a su familia. Su biografía, por lo tanto, dibuja un insólito mapa provincial, tal y como rememora en su libro autobiográfico «Historias en la maleta de un periodista» (Alatur Editores), presentado en agosto en el Estadio Carranza y en donde relata sus orígenes en Radio Algeciras, de la mano de José María Nieto y bajo la dirección, entonces, de Sergio González Otal, con aquel dream team del que formaron parte, en Deportes, Rafael Piñero, y en redacción, Pepe Ojeda, Maribel Solís, Juan Carlos Narváez o Esperanza García, entre muchos otros.

Vinculado con el barrio de La Bajadilla, donde llegó a pregonar sus fiestas carnavalescas, inició su carrera profesional junto a Joaquín Prat, en el programa «Cita a las 5», donde entrevistaba a cantantes; pero pronto se incorporó al equipo de deportes de Radio Algeciras de la Cadena Ser, donde permaneció durante doce años. También en Algeciras, colaboró con Diario de Cádiz hasta que pasó a la redacción fundacional del diario «Europa Sur», bajo la dirección de Juan Carlos Jiménez Laz, en una plantilla donde también trabajaron otros históricos del periodismo campogibraltareño como José Vallecillo, Paco Prieto Poza o José Luis Tobalina, entre otros.

Posteriormente, fue trasladado a la capital gaditana, donde se convirtió en la voz cadista por excelencia, lo que en algún momento de su trayectoria le deparó algún malentendido en su ciudad natal. Ayer, el alcalde José Ignacio Landaluce, recordaba con justicia que se trataba también de la voz algecirista de toda una época.

«Fue en las últimas décadas la voz del cadismo, pero antes de eso también lo fue del algecirismo, del equipo de la tierra que lo vio nacer –escribió Landaluce–. La radio deportiva se ha quedado en silencio, pero siempre nos quedará el recuerdo de su profesionalidad. Todos veíamos emocionados la salida, el pasado 8 de mayo, de Theo Vargas del Hospital de Puerto Real en el que permaneció un mes ingresado luchando como un titán contra el coronavirus. Superó esa fase de la enfermedad y se convirtió en una referencia, más aún si cabe, para todos, pero por desgracia, hemos de lamentar su pérdida. Por eso, en unos momentos tan dolorosos, solo podemos hacer llegar a su familia, a su legión de amigos, y a los que durante años fueron sus compañeros en los medios de comunicación, especialmente en la Cadena Ser, nuestro abrazo más fraternal», manifestó el alcalde algecireño en un comunicado público.

En su etapa en el Campo de Gibraltar, destaca el seguimiento de la selección española durante el célebre Mundial de 1982, el del Naranjito. En Radio Cádiz, llegó a retransmitir unos 1.800 partidos narrados del equipo amarillo, hasta que se prejubiló por motivos de salud en 2015, aunque posteriormente Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz C.F. le propuso incorporarse como asesor al consejo de administración de la entidad, desde cuya emisora on line siguió realizando retransmisiones. Su popularidad fue tal que incluso impusieron su nombre a una peña recreativa ubicada en el barrio gaditano de El Mentidero. En 2017, recibió la insignia de oro del Ayuntamiento de Chiclana, la ciudad donde residía junto a su familia.

Theo Vargas, durante la presentación de su libro, en el Carranza

Afectado por el coronavirus durante la primera ola de la pandemia, unas horas antes de su fallecimiento había recibido en su domicilio chiclanero a un equipo de Canal Sur encabezado por la periodista Soco López, que preparaba un reportaje sobre la recuperación de afectados por el Covid-19. Todos los indicios apuntan a que su muerte pudo obedecer a una secuela de dicho virus.

“Se nos ha ido Theo Vargas. Descansa en paz. Nunca te olvidaremos”, lamentó el Cádiz C.F. al informar sobre su fallecimiento. “El veterano locutor de radio no sólo deja huérfano al cadismo, también al mundo del periodismo en general y al de las ondas radiofónicas en particular”, apuntaba con justicia la web oficial del club.

Su repentina muerte conmocionó a toda la provincia: “Ha sido durante muchos años la voz del cadismo más popular desde las ondas de Radio Cádiz, y además lo ha sido en los años más complicados para el club”, aseguró en un comunicado el alcalde de Cádiz, José María González «Kichi». También desde la Asociación de la Prensa Deportiva de Cádiz se ha trasladado a través de un comunicado su “profundo pesar y dolor más sentido” por la pérdida de “uno de los nuestros; maestro de las ondas”.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *