Fallece el arquitecto Francisco Soto, presidente de AlCultura, en Algeciras

Casado con la galerista Magda Bellotti, numerosas obras arquitectónicas, un primer libro de textos literarios y la gestión durante los últimos años de dicha asociación cultural, configuran parte de su biografía

Esta madrugada, falleció en Algeciras el arquitecto, escritor y promotor cultural Francisco Soto Cubero. Su muerte, según informó la Asociación AlCultura que actualmente presidía, sobrevino “a causa de una repentina enfermedad”.

“Es un día de gran dolor para AlCultura, asociación que Soto ha presidido durante los últimos años –proseguía la nota–. Natural de Úbeda, pero residente en Algeciras desde principios de los años 90, Francisco Soto era una persona muy conocida y querida en la ciudad en su doble figura de arquitecto y de promotor de innumerables iniciativas a través de AlCultura. Descanse en paz”.

El estupor y dolor por su repentino fallecimiento motivó un pronto pésame de la alcaldía de la ciudad: “El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha trasladado el pesar, tanto a título particular como en nombre de la Corporación municipal, por el fallecimiento la pasada madrugada de Francisco Soto Cubero, presidente de la asociación cultural Alcultura y esposo de la reconocida galerista algecireña Magda Bellotti”.

Landaluce también recordó que Soto “fue uno de los fundadores de Alcultura, entidad que nació en su despacho profesional de la Plaza de Andalucía en el año 2009”.

“Su inquietud por la dinamización cultural fue siempre más allá de lo que puede ser la presidencia de una asociación, que desde sus comienzos se ha caracterizado por la puesta en marcha y desarrollo de una amplia de agenda de actividades, sino que también y a través de su faceta como creador nos ha legado, por ejemplo, el poemario que presentó hace escasas semanas, a mediados del pasado mes de diciembre bajo el título de Microrrelatos, poemas y ripios, que nos acercó a todos con la emoción de ser su primer libro”.

Landaluce concluyó que “para el mundo de la cultura y para la sociedad algecireña en general, la marcha de Francisco Soto supone una pérdida irreparable, y con ella Algeciras se queda sin uno de sus baluartes culturales. Por ello, en estos momentos de tanta dureza y dolor, queremos hacer llegar a Magda, a sus hijos, familiares y amigos nuestro abrazo más sincero”.

Elegante y sereno, Paco Soto había nacido en Úbeda (Jaén), en octubre de 1957 y allí realizó sus estudios de enseñanza primaria y secundaria.

“En 1975 me trasladé a Sevilla para estudiar Arquitectura en la Escuela técnica superior de esta bella ciudad –escribió él mismo en las redes sociales–. El ejercicio profesional lo inicié también en Úbeda, donde realicé mis primeros proyectos y obras, principalmente enfocados en la vivienda unifamiliar. Fue una experiencia interesante, que me permitió trabajar con gran libertad en un entorno de gran exigencia, dado la relevancia histórico-artística de la ciudad”.

Ese breve memorial biográfico incluía, por supuesto, su larga etapa vital y profesional en Algeciras, donde contrajo familia y domicilio: “Fundamentalmente a principios de los 90 fijé mi residencia en Algeciras (Cádiz), donde he tenido la oportunidad de desarrollar los proyectos más complejos de mi carrera. Diversos trabajos para la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (Dirección de las obras de la Estación Marítima; Paseo de Cornisa; Ampliación de la Estación Marítima de Tarifa, colaboración en el Proyecto del recientemente inaugurado Acceso Central), alternados con proyectos para sociedades privadas, como la nueva sede de la Cámara de Comercio, el Real Club Náutico de Algeciras o el Edificio Comercial y de Oficinas de la Plaza de Andalucía”.

Su obra fue reconocida con importantes primeros premios de arquitectura, como los que merecieron sus proyectos para la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar, el de Rehabilitación Arquitectónica de Isla Verde o el de la Ordenación del Complejo Lúdico, Comercial y Deportivo de la Dársena del Saladillo, en Algeciras: “Desde principios de 2016, compagino mi trabajo profesional con la Presidencia de Alcultura, asociación cultural algecireña, que se creara allá por el año 2009 a iniciativa de Magda Bellotti –proseguía el propio Paco Soto–. Mi interés desde allí se centra en colaborar con los jóvenes interesados por el arte y la cultura, así como con otras asociaciones de la comarca en la promoción de actividades de variada índole: exposiciones, cine, teatro, música, literatura…, desarrolladas la mayoría en los espacios de Alcultura de la Dársena del Saladillo”.

“Me considero amante de la música clásica y popular en todas sus modalidades y estilos. Siento también pasión por la literatura, así como por la pintura, las dos artes que considero mejor cultivadas por el talento español”.

El periodista Juanma Dicenta de la Cadena Ser también mostraba su estupor en el blog de la emisora: “El pasado 15 de diciembre había compartido la presentación de su libro, Microrrelatos, poemas y ripios, con los oyentes de radio Algeciras en animada conversación. Paco era el hombre tranquilo, siempre que tuve oportunidad de hablar con él, tanto en la radio como en alguno de los actos de Alcultura, transmitía un halo de paz y serenidad”.

“Hoy le hemos recordado con cariño en el programa por el que ha pasado, bueno, nos ha dejado un audio, su compañero y amigo, el también arquitecto, Luis Modet. «Estoy roto, no podré entrar en directo porque me voy a emocionar mucho», así que utilizó la grabadora de su teléfono móvil y plasmó sus sentimientos ante la muerte del amigo. «Paco era un gran hombre, entusiasta y comprometido no solo en su labor profesional sino en su quehacer global. Para mi ha sido un regalo y una satisfacción haber compartido años de trabajo en común que nunca olvidaré».

En el programa “Hoy por hoy”, que dirige y presenta Dicenta en la cadena Ser, también intervino Fernando Silva, miembro de Alcultura y viceportavoz socialista en el Ayuntamiento de Algeciras recordaba que «amaba la buena conversación y la forma de actuar que él siempre tuvo. Se nos va un caballero, se nos va una persona con un punto de bohemia, una persona comprometida, una persona amante de la cultura. Recuerdo en esta ocasión una frase de Anthony Hopkins en una de sus películas que decía La tristeza de hoy es la felicidad de entonces» Para Silva, apunta Dicenta, Soto era un hombre que sabía escuchar «a los amigos se nos va una persona importante».

Dicenta también incorpora a este memorial unas palabras escritas por Silvia Modet: «Al pensarte Paco, me vienen a la cabeza las palabras cantadas por un tocayo tuyo, en honor a los olivos de tu tierra jienense. Enjutos y dignos como tú. También las palabras tuyas, siempre atentas y cariñosas para conmigo, cielo, corazón, y las que nos quedan inmortales en tus ripios y poemas. Arquitecto de las palabras, además de edificios. Me acuerdo de los almuerzos de los domingos en Madrid, yo aún estudiante, de tu pasión por el barroco español, de la extrema dulzura que destilabas siempre, de tu amor infinito por tu familia. Buen viaje amigo, te quedas en nuestros corazones para siempre».

Hoy, a las 13 horas, en Botafuegos, sus familiares y allegados despedirán su cuerpo, que no su memoria.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

2 respuestas

    1. Si, su obra aquitectónica y también literaria –sus poemas son espléndidos– pervivirán, pero su personalidad serena y cómplice ya sólo existirá en la memoria de quienes le quisieron. Es su mejor herencia, sin duda. Gracias por tus palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 1 =