Escolta gibraltareña para Isabel II

Seis agentes de la Royal Gibraltar Police refuerzan la vigilancia durante las exequias de la Reina de Inglaterra

Tal y como se encontraba previsto, seis agentes de la Royal Gibraltar Police se encuentran destinados en Londres para reforzar la seguridad durante el funeral por Isabel II en la capital londinense.

Como ya es sabido, ante la “demandas sin precedentes” que ha supuesto este luctuoso acontecimiento, los recursos humanos de la Policía Metropolitana parecían insuficientes para garantizar la seguridad pública: las largas colas de hasta 24 horas de duración hubieran podido suponer un riesgo para la población, al margen de todo el despliegue protocolario en el que la presencia policial ha sido necesaria.

Así que apenas veinticuatro horas después de la muerte de la Reina de Inglaterra, la Royal Gibraltar Police recibió una solicitud de ayuda mutua del Centro de Coordinación de la Policía Nacional. Como resultado, seis oficiales de RGP se desplazaron a Londres para, tras prestar el obligado juramento de dicho organismo metropolitano, “ayudar con las tareas policiales en relación con los eventos previos al funeral de Su Majestad la Reina Isabel II”.

Mañana lunes, durante el funeral, se encuentra previsto que los agentes vistan sus uniformes ceremoniales en la escolta que se establecerá durante la ruta del cortejo fúnebre. Los policías gibraltareños desplazados hasta allí son el sargento Craig Philbin y los oficiales Anabell Santos, James Currer, David Chambers, Jaydan Celecia y  Stefan Davis.

El ministro principal y el gobernador británico del Peñón dialogaron con los agentes gibraltareños

Todos ellos fueron cumplimentados hoy domingo por Fabian Picardo, ministro principal de Gibraltar, y el gobernador británico del Peñón, sir David Steel: “Todo Gibraltar está orgulloso de papel de nuestros policías en estos tristes acontecimientos”, afirmó Picardo en sus redes sociales.

El Ministro Principal, Fabian Picardo, y el Gobernador, Sir David Steel, figuraron con anterioridad entre los dignatarios que, el sábado, acudieron a la capilla ardiente establecida en el Palacio de Westminster.

A las nueve de la noche de hoy domingo se ha observado en el Peñón un minuto de silencio en su memoria, al igual que en el Reino Unido y otros territorios dependientes. Mañana lunes, 19 de septiembre, de acuerdo con el Protocolo Real para el Funeral de Estado de Su Majestad la Reina Isabel II, el Gobierno de Gibraltar ha decretado que sea no laborable, para que la población local pueda seguir las exequias.

“Gibraltar se enorgullece de unirse al Reino Unido guardando un minuto de silencio en la víspera del Funeral de Estado de Su Majestad la Reina Isabel II –manifestó Picardo antes de partir hacia Londres–. En señal de respeto a Su Majestad, he autorizado, de acuerdo con el Protocolo Real, que el lunes 19 septiembre sea un día no laborable y pido a todos los gibraltareños y residentes en Gibraltar que reflexionen sobre la inmensa dedicación y contribución que Su Majestad tuvo e hizo en sus 70 años como reina. Este día permitirá a los gibraltareños, a los residentes en Gibraltar y a los que trabajan en Gibraltar seguir el funeral de Su Majestad. Su Excelencia el Gobernador y yo asistiremos al funeral en Londres en representación del pueblo de Gibraltar”.

Como ya informó este magazine, el pasado jueves tuvo lugar un servicio de acción de gracias en la Catedral anglicana de la Santísima Trinidad, en Gibraltar. Al mismo, asistieron Picardo y Steel, pero también el Viceministro Principal Dr. Joseph García, el Líder de la Oposición Keith Azopardi, la Líder de Together Gibraltar Marlene Hassan Nahon, el Presidente de la Cámara de Comercio, Melvin Farrell y el Alcalde de Gibraltar Christian Santos, entre otros responsables públicos. Fue un acto ecuménico al que se sumaron el Obispo Católico de Gibraltar, Carmel Zammit, y el Reverendo Fidel Patrón de la Iglesia Metodista, quienes ofrecieron sendas lecturas durante el servicio.

«Digna pero relajada –la describió Steel–… regia pero nunca fuera de contacto. Seria pero no demasiado seria».

Steel recordó allí que, a pesar de que sólo visitó el Peñón en una ocasión, durante su controvertido viaje de 1954, en vísperas del cual cerró para siempre el Consulado español en la Roca, también «cuando Gibraltar llegó a su casa en el castillo de Windsor en marzo de este año, en la forma de su Regimiento Real de Gibraltar, se aseguró de que estuviera en casa para recibir a Gibraltar y mirar por una ventana para ver a su hijo menor, el conde de Wessex, presentar sus colores a su regimiento y a su Gibraltar. En el último año de su larga vida, ella no podría haber concedido a Gibraltar ningún honor mayor».

«No tengo ninguna duda de que la reina Isabel ii fue la encarnación moderna de Britannia a la vista de muchos”, aseguró Picardo.

Gibraltar era “su Roca”, subrayó Picardo. Por ello, mañana lunes, el viceministro principal y el vicegobernador presidirán los dos minutos de silencio que se guardarán en su recuerdo, mientras Londres la despida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + 9 =