Escollos sin concretar demoran el Tratado sobre Gibraltar

Diversas informaciones apuntan a la jurisdicción del Tribunal de Justicia europeo, al control fronterizo de soldados y materia militar, o de personas y mercancías

Escollos de distinta naturaleza vienen demorando el acuerdo final entre la Unión Europea y Gran Bretaña, para la redacción del Tratado sobre Gibraltar. A pesar de que ya existe consenso sobre buena parte de los puntos a incluir en el documento que fijará la relación del Peñón con la Unión Europea durante al menos cuatro años, hay algunos aspectos del mismo que siguen siendo objeto de debate.

Por un lado, tanto dentro de la diplomacia británica como de la española existen responsables reacios a este Tratado por cuanto pudiera comprometer la soberanía, aunque todas las partes insisten en que se reservan las líneas rojas en esta materia y que se trataría, simplemente, de una solución pragmática a un problema sobrevenido, el del Brexit, que podría provocar más problemas en la Verja que los que viene generando la frontera de Irlanda del Norte.

Hoy, El Periódico de España incluye un amplio reportaje sobre la cuestión, en el que visibiliza una de las cuestiones ya conocidas que vienen hipotecando una solución rápida al proceso negociador. Se trataría, según este medio, de “una fricción importante”, si tendrá validez la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea si Gibraltar pasa a ser considerado territorio Schengen y quien ejercerá el control de acceso en puerto y aeropuerto, si la Policía española o el Frontex, aunque esta cuestión parece haberse allanado en los últimos meses.

Sin embargo, dicha información apunta a otro asunto delicado que podría entorpecer actualmente el acuerdo, el hecho de que Gibraltar sea una base militar británica. Aunque existe, desde hace años, la intención de fundamentar un acuerdo bilateral en materia de Defensa entre el Reino Unido y España, sobre el Peñón, este habrá de posponerse al referido Tratado.

En este nuevo diario,  Mario Saavedra, formula una serie de preguntas al respecto: “¿Cómo se van a realizar los controles fronterizos de soldados y material militar si, como quieren Londres, Bruselas y Madrid, se elimina la Verja que separa a la excolonia de la provincia de Cádiz? ¿Quién le va a pedir los papeles a los soldados británicos, quién va a inspeccionar el posible armamento que desembarque en la Península cuando ya sea territorio Schengen, como se pretende?”.

El análisis completo puede leerse a través del siguiente enlace:

https://www.epe.es/es/politica/20220828/gibraltar-base-militar-entrada-soldados-14192640

Por otra parte, la agencia Colpisa ha difundido un despacho firmado por Miguel Ángel Alfonso en el que afirma que “la negociación entre Londres y Bruselas por el encaje del Peñón en la UE se dilata por el movimiento de trabajadores y mercancías”, aunque la diplomacia española confía en alcanzar un acuerdo antes de fin de año.

“La cuestión no es menor, los trabajadores transfronterizos, según datos de las autoridades gibraltareñas, constituyen cerca del 48 % de la población activa de la colonia. Rondan los 15.000, de los cuales casi diez mil son españoles. Hay mucho en juego en ambos lados de la frontera, asuntos como la entrada de mercancías o la sustitución de los agentes de la Policía Nacional por personal de Frontex para vigilar la entrada y salida del Peñón. Bruselas pretende buscar soluciones para eliminar las comprobaciones y controles físicos en esa frontera, garantizando la integridad del espacio Schengen. Esto implica desarrollar una nutrida legislación en materia de visados, permisos de residencia, asilo y cooperación internacional”, afirma dicha información, cuyo contenido completo puede consultarse en el siguiente enlace:

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2022/08/28/espana-confia-resolver-situacion-gibraltar-ano/0003_202208G28P18996.htm

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =