El Obispo católico de Gibraltar rezó ayer por la Reina anglicana

En una ceremonia, a la que asistieron el gobernador, el ministro principal y el alcalde, Carmel Zammit leyó el mensaje del Papa a la Familia Real británica

El obispo católico de Gibraltar, Carmel Zammit, ha agradecido a Dios los largos años de servicio que la reina Isabel II, jefa de la Iglesia Anglicana, brindó a su país. Lo hizo durante una misa de réquiem que tuvo lugar a mediodía de ayer en la Catedral de Santa María la Coronada.

Al servicio religioso, asistieron responsables diversos de la comunidad gibraltareña, como el gobernador británico, Sir David Steel, el ministro principal, Fabian Picardo, o el alcalde de Gibraltar, Christian Santos. Todos ellos dieron lectura a diversos pasajes de los evangelios.

Durante su homilía, el obispo Zammit leyó un mensaje del Papa Francisco a la Familia Real después de la muerte de la Reina. En su mensaje, el Sumo Pontífice se mostró, en un telegrama dirigido a Carlos III de Inglaterra, «profundamente entristecido al enterarme de la muerte de Su Majestad la Reina Isabel II, ofrezco mis más sinceras condolencias a Su Majestad (el rey Carlos III, NDR) a los miembros de la familia real, al pueblo del Reino Unido y a la Commonwealth».

El himno de Gibraltar, a ritmo de gaitas, tras la ceremonia. Fotografía y vídeo: GBC

«Con mucho gusto me uno a todos los que lloran su pérdida para orar por el descanso eterno de la reina fallecida, y para rendir homenaje a su vida de servicio sin reservas por el bien de la nación y la Commonwealth, su ejemplo de devoción al deber, su firme testimonio de fe en Jesucristo y su firme esperanza en sus promesas», añade el Papa en dicho texto.

Bergoglio también se refiere al nuevo Rey: «Encomendando su noble alma a la bondad misericordiosa de nuestro Padre Celestial, aseguro a Su Majestad mis oraciones para que Dios Todopoderoso lo sostenga con su gracia inagotable como lo hace ahora al asumir sus altas responsabilidades como rey».

Después de la misa de réquiem, el obispo católico –religión mayoritaria entre los gibraltareños– remitió a Carlos III un mensaje de condolencias en su nombre y el de las autoridades reunidas en la ceremonia. Por su parte, la banda Dylan Bocarisa de los Scouts Marinos hizo sonar, a través de sus gaitas, el himno nacional de Gibraltar. A la salida de la ceremonia, el alcalde admitió ante GBC, que la liturgia había conciliado las sombras de la tristeza con la gratitud por la vida de la Reina y la esperanza en el nuevo Rey.

La Iglesia Anglicana en Europa tiene prevista una misa de acción de gracias, con ese mismo motivo, a mediodía de hoy, jueves 15 de septiembre, en su catedral de la Santa Trinidad.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 2 =