El gibraltareño Mark Miles, un arzobispo sin mascarilla

Su ceremonia de ordenación reunirá hoy a 800 espectadores en un polideportivo de Gibraltar

Hoy domingo, en el Europa Sport Houses, de Gibraltar, tendrá lugar la ordenación como arzobispo de monseñor Mark Miles en una ceremonia que se celebrará en un Gibraltar que ya no lleva mascarilla en los espacios abiertos, pero que guardará otros protocolos de seguridad para esta ceremonia, como presentar su tarjeta de vacunación o disponer de un PCR negativo realizado este mismo día. Y es que, al acto, podrán asistir alrededor de 800 espectadores, el primer acto con semejante aforo desde el comienzo de las restricciones por la pandemia.

A la liturgia, asistirá el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin, tal y como explicó en rueda de prensa, esta semana, el obispo de Gibraltar, Carmel Zammit, quien subrayó que se trata del primer gibraltareño en alcanzar el rango de arzobispo. A su lado, Miles, se felicitó por el eco que había tenido dicha designación entre sus conciudadanos: «Lo más emocionante es caminar por Gibraltar y gente que ni siquiera conozco me para, muy muy orgullosa. Soy muy consciente de que un evento como éste provoca un gran orgullo en mi hogar de nacimiento, que es Gibraltar. Me siento muy bien por eso», concluyó.

El sacerdote gibraltreño Mark Miles, que venía trabajando en el servicio diplomático de la Santa Sede, fue nombrado en enero arzobispo y Nuncio Apostólico de Su Santidad El Papa en la República de Benín, en Africa Occidental.

Nacido en Gibraltar, a 13 de mayo de 1967, fue ordenado sacerdote en septiembre de 1996 y se licenció en Derecho Canónico antes de incorporarse a la diplomacia vaticana tras curar estudios en la Academia Pontificia Eclesiástica. Sus primeros destinos le llevaron a Ecuador y a Hungría, antes de incorporarse en Roma a la Sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano.

Cabe destacar que durante las visitas del Papa Francisco a las Filipinas y a Estados Unidos en 2015, simultaneó sus funciones con las de intérprete del Pontífice. A finales de agosto de 2019, el Papa Francisco le designó como Observador Permanente de la Santa Sede en la Organización de Estados Americanos (OEA). 

Ahora, Mark Miles compaginará su misión como Nuncio con el arzobispado de Cittá Ducale. Se trata del primer gibraltareño que alcanza el rango de arzobispo y de nuncio papal, aunque, como Fabian Picardo recordó en su día, es el segundo en asumir las funciones de embajador, tras el periodo de Solomon Seruya al frente de la Embajada de Israel en Filipinas: “He escrito a Monseñor Miles para trasladarle las felicitaciones del Gobierno de Gibraltar y del pueblo de Gibraltar por estos nombramientos”, aseguró Fabian Picardo, ministro principal, en sede parlamentaria, cuando se conoció su elección.

Picardo ya expresó su deseo de que Gibraltar pudiera acoger esta ceremonia: “En caso de ser posible, el Gobierno ayudará en todo lo que pueda para convertir esa ceremonia en una feliz realidad en la que todos los gibraltareños puedan tomar parte”, manifestó el ministro principal ante el Parlamento gibraltareño.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =