El accidente del helicóptero del SVA, a juicio, un año y medio después

En el siniestro, ocurrido el 11 de julio de 2021, falleció el observador, al que el comandante responsabiliza ahora del accidente, en unión del copiloto

Casi un año y medio después de que el helicóptero Argos VIII, del Servicio de Vigilancia Aduanera, se precipitara al mar a unos 50 kilómetros al Este de Sotogrande, el comandante de la aeronave prestó declaraciónante el Juzgado Mixto número 1 de los de San Roque, en calidad de investigado, pero se ha eximido de cualquier responsabilidad.

Así, ha echado la culpa del siniestro al copiloto -J.G.N.-, que tenía que declarar hoy en calidad de testigo pero la jueza decretó que pasara a ser también investigado, así como al observador fallecido, José Luis Rodríguez Iborra, ahogado en su cubículo, durante el accidente y que le habrían indicado que descendiera en apoyo a una embarcación Aguila IV de ese mismo servicio, que perseguía en aquel momento a una narcolancha en el mar de Alborán.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo 11 de julio de 2021 pero la vista no se ha iniciado hasta ayer en un juzgado que ha conocido desde entonces a tres titulares diferentes para esta instrucción.

A la espera de que se fije la declaración como investigado del copiloto, el jueves comparecerá como testigo L.C.G., Jefe de la Unidad Combinada de Aduanas de Algeciras.

En un momento de la persecución, el helicóptero perdió altura y se precipitó al mar; dos de sus ocupantes, el piloto y el copiloto, pudieron salir de la nave y sacar de la misma al observador, que estaba inconsciente en ese momento, pero lograron reanimarlo. El observador llegó a tierra con vida, pero entró en parada respiratoria y las maniobras de reanimación que se le practicaron no pudieron salvarlo.

En la causa, se ha personado la operadora Eliance y el investigado en los autos; además de la acusación particular, que ejerce la familia y la Fiscalía. La familia del fallecido ha pedido al juzgado que se celebre una comparecencia para que se prohíba pilotar al investigado en la causa, ya que pese a lo sucedido -esta parte sostiene que cometió una imprudencia grave-, sigue haciéndolo.

Asimismo, el titular del juzgado ha citado como testigos a los dos funcionarios del SVA que estaban en la embarcación que pudo rescatar el cuerpo del fallecido. Además, en el auto del juzgado se ordena también librar distintos oficios a diferentes cuerpos y organismos, como el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA), la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), la Entidad Elliance Helicopter Global Services, S.L., o la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), entre otros, para que aclaren y emitan informes sobre cuestiones planteadas por las partes.

Respecto a la práctica pericial, se ha solicitado que se emitan informes sobre la causa a sendos pilotos, uno de ellos de la Armada y el otro designado por la acusación particular.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez + 8 =