Descubriendo el patrimonio arqueológico

El Centro Asociado de la UNED en el Campo de Gibraltar programa una serie de visitas patrimoniales a distintos enclaves de la comarca

El Centro Asociado a la UNED del Campo de Gibraltar, con sede en Algeciras, ha programado una serie de visitas patrimoniales, de las cuales ya se han celebrado dos y aún queda una última jornada. En cada salida se han integrado dos lugares, uno conocido y con importante difusión y conocimiento por parte de la ciudadanía y otro más desconocido y un tanto fuera de los circuitos habituales. De esta forma, es como si cada yacimiento emblemático apadrinara al que permanece aún menos popular, aunque su importancia como lugar histórico sea incuestionable.

La primera jornada patrimonial se desarrolló entre Baelo Claudia, enclave que mantiene intactos su urbanismo y buena parte de sus edificios, por lo que visitarla te permite deambular por las calles que hace dos milenios pasearan sus habitantes y que goza de una extraordinaria afluencia de público, por su estado de conservación que permite ver cómo era una pequeña ciudad romana, por su indudable papel en el mundo antiguo como punto imprescindible en la densa red industrial que Roma desplegó en torno a las salazones de pescados y por su extraordinaria ubicación en un entorno de una belleza sobrecogedora.

Junto a la ciudad de Baelo, se incluyó la visita a Los Algarbes, también en el término municipal de Tarifa. Los restos allí localizados, pertenecientes al Calcolítico y la edad del Bronce, con una antigüedad que puede alcanzar los 5000 años, estudiados en los años 70 por el arqueólogo Carlos Posac Mon, nos dan cuenta de diferentes estructuras excavadas en la roca que sirvieron, originariamente, como lugares de enterramiento. Esta necrópolis nos retrotrae a ese mundo anterior a la presencia de los orientales en nuestras costas -fenicios, fundamentalmente- y nos pone en relación con la cultura de la muerte y sus rituales.

Mosaico con motivos marinos

El sábado pasado, 2 de abril, la ruta llevó primero a la antigua ciudad de Oba, hoy mayoritariamente debajo de las estructuras medievales y modernas del castillo de Jimena de la Frontera. A destacar en esta visita la puesta en valor que recientemente se ha realizado en la torre del homenaje, que permite visitar su interior, los diferentes pisos y la azotea y, aparte de disfrutar de unas vistas maravillosas, ver en primera persona las soluciones constructivas tan interesantes que por ejemplo adoptan las bóvedas de cada planta.

Y de la mano de un bien muy conocido como el anterior, la actividad se trasladó a Marbella, a la margen izquierda de la desembocadura del río Verde, donde se localizan parte de los restos de una villa romana. Estos restos, que se corresponden con la parte noble de la vivienda, están compuestos de forma fundamental por un peristilo de grandes dimensiones y algunas habitaciones anejas. Pero lo más sobresaliente es la existencia de mosaicos cubriendo los suelos conformando un conjunto sumamente interesante, no sólo por su ejecución, sino, sobre todo, por la temática. Aparte de una habitación en la que se representa a Medusa y a una serie de aves -garzas- y unos patos y otras dos habitaciones con motivos geométricos, lo que más llama la atención es la inclusión de objetos relacionados con la cocina, el tratamiento de los alimentos y éstos mismos, en forma de peces, aves, verduras, etc. Las sartenes, cacerolas, ánforas, cucharones, cuchillos y demás utensilios, conforman una auténtica rareza en el panorama musivo del mundo romano. La rigurosa bicromía -sólo en el mosaico de la Medusa hay otros colores- entre el blanco y el negro- lejos de restarle interés, le otorga una cualidad de equilibrada armonía. Los primeros trabajos en este solar también fueron realizados por don Carlos Posac, que ha recibido un merecido homenaje al serle puesto su nombre a la calle en la que se encuentra el yacimiento. Un gesto tan inhabitual -reconocer la labor de un estudioso de la arqueología- que nos sorprende y emociona a quienes tuvimos la suerte de conocerle y tenerle por maestro. Por otro lado, una puesta en valor muy acertada, de la mano, entre otros de Pedro Gurriarán, protege y preserva estas frágiles y conmovedoras reliquias.

Mosaico del peristilo de la villa de Rio Verde, en el que se aprecian utensilios de cocina

Este recorrido que la UNED está ofreciendo a su alumnado y a quienes, de forma particular, quieran disfrutarlo, concluirá el sábado 23 de abril con la visita a la ciudad púnico-romana de Carteia -en Guadarranque, San >Roque- verdadero centro político, militar y económico de la zona, especialmente en tiempos republicanos y altoimperiales, aunque su dilatada historia ha permitido que prácticamente la totalidad de pueblos, culturas, invasiones, etc. que se han sucedido hayan dejado su huella en ella. Impresionantes edificios como las termas, el teatro, los restos de su templo, las evidencias de un circo monumental, las numerosas domus, los tramos de murallas y torres, etc., darán la bienvenida a aquellas personas deseosas de sumergirse en el pasado y volver más sabias de él, conociendo un poco mejor todo lo que aún queda en nosotros de quienes nos precedieron.

Y la ciudad de los primeros ciudadanos reconocidos por Roma, dará la mano a un yacimiento que es el resultado de otra importante intervención en el patrimonio. Se trata de los dólmenes de Corominas, en la vecina Estepona, un lugar con una puesta en escena espectacular ya que se ha construido una semiesfera simulando los antiguos dólmenes con corredor y gran túmulo bajo el que una estructura de hormigón da cobijo a los dólmenes que debieron ser traslados allí con motivo de la ejecución de la autopista Ap7. El conjunto se completa con la exposición de una interesante selección de objetos aparecidos en las excavaciones y una serie de paneles explicativos que nos hablan, no sólo de los rituales funerarios del Calcolítico y la edad del Bronce, sino también de los modos de vida de aquellas gentes de la prehistoria que se iniciaban en el mundo de la metalurgia.

Hay que agradecer también a los diferentes enclaves que han puesto su colaboración a disposición de los visitantes a través de guías que ayudan a la comprensión y el conocimiento de los yacimientos.

Aún están a tiempo de vivir el último capítulo de esta serie, por lo que acompañamos el enlace para acceder a la información de la actividad.

Ciclo de Visitas Guiadas al Patrimonio Histórico-Arqueológico del Campo de Gibraltar | Extensión Universitaria en Campo de Gibraltar – Algeciras | UNED

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + quince =