Concentación contra la homofobia a las puertas del Hospital Punta Europa

Cinco delitos de odio de esta índole denunciados durante el último mes en el Campo de Gibraltar

Un enfermero de Algeciras insultado por su condición homosexual, una pareja hostigada en La Línea por ese motivo y un trabajador de Tarifa, acosado en su trabajo por igual sinrazón. Sólo tres ejemplos de homofobia como un delito de odio se ha multiplicado en la comarca en las últimas semanas y la asociación Roja directa intenta contrarrestarla con movilizaciones públicas como la que ayer tuvo lugar ante el hospital Punta Europa, de Algeciras.

“Esta mañana hemos estado en la convocatoria realizada por nuestra organización en apoyo al enfermero  víctima de delitos de odio homofóbico –subrayó dicha ONG–. Desde nuestra organización no vamos a consentir que se sigan vulnerando nuestros derechos , y por ese motivo en señal de protesta y para la conquista de nuestros derechos , nos hemos concentrado en la puerta del hospital Punta Europa de Algeciras, es lamentable que en pleno siglo 21 siga ocurriendo casos y es alarmante que en solo un mes se haya denunciado 5 casos en nuestra comarca”.

Desde Roja Directa se está trabajando una reunión junto con la Mancomunidad y todas las concejalías de Igualdad de la comarca, así como con la subdelegación del Gobierno de la Junta de Andalucía y las administraciones necesarias “para poder erradicar esta ola de delitos de odio”.

“Esto es un trabajo que tenemos que seguir haciendo durante todo el año , y que no solo se quede en un simple acto de orgullo o izadas, es la atención a las víctimas, el asesoramiento, el apoyo psicológico y jurídico.  Solo queda un único camino seguir construyendo una comarca igualitaria y diversa”.

Concentración de la pasada semana ante Harinas de Andalucía

El pasado jueves 28 de julio, un enfermero de Algeciras denunció ante la comisaría de Policía Nacional a un usuario de un centro de salud de esta localidad por delitos de odio, al ser increpado con expresiones como «¡Vaya maricón!», «¡Solo hablas para no sacar sangre!», «¡Solo sabe mariconear!». Tras el suceso, el afectado solicitó la baja laboral por depresión y Roja Directa LGBTI Andalucía trasladó el caso a Fiscalía de Delitos de Odio en la Provincia de Cádiz.

El silencio municipal ante el suceso llevó a Roja Directa a mostrar su reproche al Ayuntamiento de Algeciras y a su equipo de Gobierno, por no condenar “la agresión verbal y la amenaza que recibió un enfermero en un centro de salud de Algeciras por su orientación sexual”.

Está muy bien la celebración, o izar una bandera LGTBI, para también hay que estar cuando se agrede, cuando se nos insulta y después de cuatro días no habido ni una sola condena ni desde el perfil del ayuntamiento ni el del propio alcalde -afirmó Roja Directa días atrás–. Por eso más que nunca es necesario seguir denunciando los hechos y desde nuestra entidad cuando se hace las cosas bien lo decimos pero cuando se hace mal también hay que decirla y denunciar públicamente. Aún queda mucho trabajo por hacer y por ese motivo desde nuestra organización hemos convocado una concentración en la puerta del hospital punta Europa y esperamos que el Alcalde encabece esta concentración en apoyo y para erradicar esta lacra social que estamos viviendo en nuestra comarca”.

Landaluce no pudo acudir a la concentración de ayer, pero los tenientes de alcalde delegados de Igualdad y Bienestar Social, Paula Conesa, y de Comercio, Sergio Pelayo, así como el concejal delegado de Juventud, Francisco Arango, si lo hicieron.

En la puerta del Hospital Universitario Punta de Europa, organizada desde la Asociación Roja Directa LGTBI,  Conesa aseguró que “desde el Ayuntamiento de Algeciras trabajamos día a día para educar a nuestros ciudadanos en valores, en respeto y en conciencia social, para evitar que estas situaciones se produzcan, pues es lamentable que en los tiempos que corren una persona tenga que sufrir este tipo de agresiones que atentan contra su orientación e identidad, pero sobre todo contra su dignidad” y ha recordado que “una vez más, este Equipo de Gobierno deja clara su postura inamovible a la hora de condenar las actitudes homofóbicas y apoyar la causa LGTBI+”.

 En La Línea de la Concepción, por otra parte, esta misma semana se supo que una pareja homosexual lleva un año recibiendo insultos homófobos, incluso amenazas por parte de unos vecinos de la calle Libertad.

La pareja se personó en la sede de Roja Directa en Los Barrios “para que le asesoramos legalmente y le demos todas las herramientas para efectuar una denuncia por delitos de odio, donde nos han explicado los hechos y le hemos aconsejado que interponga dicha denuncia”.

“Es intolerable aguantar durante un año que le den golpes en la pared con el grito de «MARICONES» a las tres de la madrugada; incluso cuando la víctima invita a su domicilio a amigos, dichos agresores dicen a gritos «»GUARROS , MARICONES, HIJOS DE PUTA», incluso nos relata la víctima que el marido de una de las agresora salió con una cadena con un candado para agredir por ser «MARICÓN».

Desde Roja Directa Andalucía LGTBI, se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de La Línea para notificar los hechos y fijar una reunión “para mantener una reunión para poder erradicar los delitos de odio en el municipio”.

“Estamos viviendo una ola de delitos de odio LGTBI en nuestra comarca y la verdad que estamos preocupados y nos hemos puesto en contacto, con la dirección general de diversidad del Gobierno de España y con el Director General de diversidad de la Junta de Andalucía para poder abordar esta problemática que estamos viviendo en nuestra comarca”, señaló Roja Directa al respecto.

La semana pasada, también fue convocada otra concentración contra la homofobia en el Campo de Gibraltar. En este caso, en la planta de Harinas de Andalucía S.L., en Tahivilla. Se trató, entonces, de una concentración convocada por Roja Directa y CCOO Campo de Gibraltar, en apoyo de dicho empleado, Iván Iglesias, “que lleva dos años sufriendo acoso por su orientación sexual en la empresa harinas de Andalucia S.L y están cometiendo un delito penal por su negligencia por no abrir el protocolo de acoso laboral”, asegura Roja Directa.

También este asunto ha sido trasladado a la fiscalía de delitos de odio, pero también, por parte de CCOO, ante la inspección de trabajo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × dos =