Cierra por un ERTE el histórico Hotel Cristina de Algeciras

Dejará de operar a partir del 1 de octubre y los trabajadores se vieron sorprendidos por la noticia hoy mismo

A partir del día 1 de octubre, la empresa propietaria del hotel Cristina, Hotel Globales, ha decretado un ERTE que significará el cierre de dicho establecimiento, símbolo de la ciudad y de la comarca, al menos durante una larga temporada.

Presumiblemente sea la primera vez que el hotel cierre sus puertas desde el devastador incendio de 1928, que afectó a la estructura original de este enclave, inaugurado en 1901, bajo un elegante diseño propio de la arquitectura inglesa de la época y muy similar al del Hotel Victoria en Ronda. Se trataba, en su día, de ofrecer alojamiento de primera calidad a los usuarios británicos que utilizaban la línea férrea entre ambas ciudades, en la que también tuvieron mucho que ver los ingleses.

El hotel albergó a los participantes en la célebre Conferencia de Algeciras que tuvo lugar en la ciudad, entre el 16 de enero y el 7 de abril de 1.906, como un antecedente de la Sociedad de Naciones, a decir del llorado escritor Manuel Fernández Mota, aunque en rigor supuso el reparto colonial de Africa y el inicio de una larga sucesión de inestabilidad militar, política y social en dicha zona del globo.

Era el hotel de los toreros y desde Luis Miguel Dominguín a Manuel Benítez El Cordobés, fueron muchos los matadores de toros que visitaron el Cristina, aunque también albergara a cineastas de la talla de Orson Welles, actrices tan relevantes como Ava Gardner y numerosos músicos y cantantes, como Joan Manuel Serrat, Victor Manuel, Ana Belén, Miguel Ríos o José Luis Perales. En su placa dorada del vestíbulo tampoco falta la extraña firma de Alfonso XIII, en plena guerra civil, en 1937, o la de Luis Carrero Blanco. Sin embargo, el hotel también acogió a Federico García Lorca, colmo demuestra una fotografía encontrada y cedida por Ian Gibson, o durante varios meses sirvió para que el Premio Nobel irlandés, William Butler Yeats se recuperase allí de una dolencia pulmonar.

Paul Bowles, en 1936, recordaba como los obreros reponían en su fachada el título de Reina, eliminado durante su reinauguración en plena República; a finales de dicha década y cuando estaba a punto de finalizar la guerra civil, recibió también la visita de numerosos espías, como fue el caso del almirante alemán Wilhem Canaris, que celebró allí la última nochevieja de su vida, o de Desmond Bristow, el artífice de la primera estación del servicio secreto británico en el Peñón.

Y si Jesús de las Cuevas relataba que en sus jardines anidaba una mariposa única en su género, las leyendas también abundaron en torno a los túneles, que ya se encontraban excavados desde la construcción inicial, obra del arquitecto británico James Thomson Barton, cuando el hotel era propiedad de Alexander Henderson. Se trataba de facilitar el acceso a la playa del Chorruelo, a través de una galería subterránea que también conectaba con Villa Smith, la actual sede de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, en el cercano parque de las Acacias. La reconstrucción del hotel, tras el incendio, fue realizada por otro arquitecto inglés, Guillermo Thompson, procediéndose a su reapertura en 1.932.

A mediados de los 50, se habilitó una piscina de agua salada que afectó a sus antiguos túneles y el hotel empezó a abrirse al nuevo tipo de turismo que empezaba a descubrir la Costa del Sol, esta vez con el Hotel Pez Espada de Torremolinos, en vanguardia. En sus salones, se han celebrado congresos internacionales, se han rodado películas –“La gabbia”, por ejemplo—o rodado videoclips, como el de La Canalla para su canción “Tes quiero may lof”, todo un símbolo también, pero del mestizaje lingüistico de la zona.

Ojalá, en este periodo, se proteja el puesto de trabajo de sus empleados –que se han visto sorprendidos hoy mismo con la noticia– y el imaginario de muchos algecireños, que siguen considerando al Cristina como el mejor testigo mudo de su historia reciente. Paradójicamente, la víspera de su cierre albergó un almuerzo en homenaje a Manuel Moreno, Manolo el del Copo, recién nombrado embajador del turismo de la comarca por parte de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *