Camelus et acus

"A lo largo de los siglos, los príncipes de la iglesia, han construido una multinacional muy rentable", asegura Emilio Castro en su artículo de hoy

La primera vez que confesé mis pecados fue a Don Juan, después de recibir una hostia, (no consagrada) por levantarme a destiempo durante la catequesis que me prepararía para hacer La Primera Comunión. Mi alma, hasta entonces sucia y llena de remordimientos por mis malas obras, quedó impoluta. Al salir de la iglesia del Corpus Christi, tras haber rezado un surtido variado de Padres Nuestros, Avemarías y Yo Pecadores, me sentí el niño más bueno y santo del mundo. Parecía como si flotase sobre la acera al volver caminando a casa. Como no podía tener malos pensamientos, tenía que pensar que todo el mundo era bueno y yo el que más. Ya no cometería más tropelías, mis días como malhechor habían terminado. Había hecho las paces con el divino hacedor.

Cuando llegué a la pubertad, mi idea de Dios fue diluyéndose hasta desaparecer en un mar de preguntas sin contestar. Llegué a la conclusión de que no hay lógica alguna en esforzarse tanto para crear un Universo perfecto, para fastidiarlo después. Acabar con unas criaturas, hechas a su imagen y semejanza a base de enfermedades, plagas, guerras y hambrunas, ensañándose con los más inocentes y al tiempo favorecer el egoísmo y la tiranía de unos pocos privilegiados, me parecía de una crueldad extrema.

 ¿Por qué, se le ocurrió escoger como sus representantes en la tierra a hombres enjoyados, que viven en magníficos palacios, rodeados de lujo y tan alejados de su pueblo? A lo largo de los siglos, los príncipes de la iglesia, han construido una multinacional muy rentable, que les vende la salvación a los ricos, mientras predica la resignación para los pobres. Qué gran patrimonio han amasado, qué manera de poner a su nombre lo que no les pertenece.

Me di cuenta más tarde de que afortunadamente, no toda la iglesia es así. También son iglesia, aunque de regional preferente, los voluntarios de Cáritas ayudando a gente necesitada, las monjas haciéndose cargo de enfermos incurables a los que nadie quiere ayudar. Curas en barrios miserables donde la droga hace estragos. Sacerdotes, como José Chamizo en el Campo de Gibraltar. El padre Ángel, auténtico Ángel de la Guarda para muchos pobres de solemnidad. El cura Diamantino, luchando contra los terratenientes andaluces, los Teólogos de la Liberación en América Latina, la madre Teresa de Calcuta… Hay cientos de sacerdotes y monjas rasos en todo el mundo, haciendo el bien sin mirar a quien. También hay excepciones dentro la jerarquía de la iglesia, que no dejan de confirmar la regla, como Ramón Buxarrais, azote de banqueros, empresarios del pelotazo, políticos corruptos y de la jet hortera de Marbella, que abandonó  el obispado de Málaga para ser un simple cura en un asilo de Melilla.

Ahora hay un Papa, que no cae muy bien a según quienes. “Es un comunista” dicen los más recalcitrantes meapilas, de misa los domingos por la mañana y puticlub los sábados por la noche. Cristianos de persignarse mucho y rezar en voz alta, por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa.

El Papa Francisco dice cosas con las que, cualquier persona con una mínima sensibilidad social, está de acuerdo. Porque para detestar las guerras, el abuso, el lucro desmedido, la pederastia, la violencia machista, la homofobia, solo hay que ser buena gente. Para eso no hace falta creer en Dios. No debería ser meritorio lo de Bergoglio, simplemente es un cristiano coherente con su ideología religiosa.

Es curioso que haya cristianos que parezcan comunistas, y comunistas como Pasolini, que podrían pasar por creyentes. Hay mucho izquierdismo en su película “El evangelio según San Mateo”, que es perfectamente católica. Hay un punto sensible donde la izquierda y el cristianismo, estarán siempre de acuerdo.

 Igual ser solidarios y empáticos con la pobreza del ser humano, buscar soluciones, es de cristianos de verdad, de comunistas de verdad. No creo que el camarada Stalin, fuese comunista o de izquierdas, y mucho menos progresista. Tampoco creo que Karol Wojtyla, anticomunista acérrimo, fuese cristiano, pese a haber sido Papa. Lo de Ratzinger, miembro de las juventudes hitlerianas antes de ser cura y encubridor de pederastas, siendo arzobispo de Múnich, es un ejemplo de lo que digo. No se puede ser de izquierdas de verdad, como no se puede ser un auténtico cristiano, si no se desea el bienestar común, si no se es buena persona. No creo en Dios ni en la dictadura del proletariado, desde que empezó a salirme pelusilla bajo la nariz. La primera desapareció hace años, pero el nacional catolicismo que creíamos terminado, desde que Franco dejó de estar bajo palio, está resurgiendo.

El niño que fui un día, se sintió la mejor persona del mundo, gracias a que ignoraba que el bien y el mal habitan en cada uno de nosotros y luchan constantemente por tomar el control de nuestras vidas. Nosotros apostamos siempre por lo uno o por lo otro. No somos víctimas, no somos inocentes, siempre tomamos partido.

Emilio Castro, fotoperiodista y escritor
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Un comentario

  1. Magnífico artículo con el coincido plenamente. Las cotradicciones entre la Jerarquía de la Iglesia y lo que indica la Biblia son elocuentes como dice Emilio Castro.
    Felicidades por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − doce =