Algeciras, un problema de 123.000 habitantes

El alcalde se felicita por el aumento de población, mientras que el Ayuntamiento intenta afrontar sus déficits en materia social

Algeciras ya es el décimo municipio andaluz en número de habitantes, gracias a un incremento constante durante los últimos veinte años. Así que, no en Blade, el alcalde, José Ignacio Landaluce, mostró su satisfacción su satisfacción por el nuevo incremento de población que ha registrado la ciudad y que la sigue situando como segundo municipio de la provincia en número de habitantes, superando a Cádiz y solo por debajo de Jerez, según el Instituto Nacional de Estadística.

“El municipio algecireño se ha situado como el décimo con mayor población de Andalucía, tras registrar un incremento de 1.121 ciudadanos empadronados. Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el padrón local se sitúa actualmente en 123.078 personas frente a los 121.957 habitantes registrados en el año anterior, y supone que la ciudad sea la única de las grandes urbes que no está estancada o haya sido superada por municipios de la Costa del Sol y del Poniente almeriense”, informó el Ayuntamiento en una nota de prensa.

                Landaluce ha explicado que “se trata de una buena noticia para Algeciras, síntoma de que nuestra ciudad sigue avanzando a pasos de gigante. Una ciudad más moderna, segura y dinámica. Una ciudad que late a ritmo de capital” y ha asegurado que “este Equipo de Gobierno seguirá trabajando por hacer de Algeciras un destino cada vez más atractivo para aquellas personas que decidan fijar aquí su residencia, puesto que, para nosotros, el bienestar y calidad de vida de nuestros vecinos es primordial”.

                Es precisamente ese es uno de los problemas fundamentales que afronta la ciudad, el de su reputación. Frente a la del puerto, que sigue siendo excelente a pesar de la falta de infraestructuras que lastra su expansión, la imagen de Algeciras no responde precisamente al atractivo económico que suscita, sin duda, ese aumento poblacional.

                Pero también hay problemas estructurales añadidos, que no sólo atañe a Algeciras sino a las ciudades de sus dimensiones, como vino a plantear la última revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Frente al decrecimiento del número de habitantes de España y que se hace tangible en la España vaciada –Sergio del Molino, autor de “La España vacía”, incluyó a La Línea en su libro “Ciudades fuera de sitio”–, el incremento en la tasa de urbanización que lleva parejo el crecimiento demográfico da lugar a demandas de equipamientos y servicios, aumentos en los costes económicos y sociales, por no hablar de la terciarización de la ciudad, latente al menos desde los años 90 y que lleva, en gran medida, a su desertización humana a partir del cierre de oficinas y comercios, o en los fines de semana.

La imagen exterior del puerto es mucho mejor que la de la ciudad

                Hay otras asignaturas pendientes que exceden a la propia ciudad pero que siguen sin resolverse. La práctica conurbación de la Bahía de Algeciras necesitaría de una planificación como área metropolitana de la que todavía, en gran medida, se carece. En ese contexto, resultaría prioritario algo que sigue siendo utópico, como es facilitar eficientes medios de transporte y comunicaciones.

Y existen otros dos capítulos, de indudable referencia. El que concierne al medio ambiente y el que guarda relación con los asuntos sociales. La infraestructura verde frente a la gris no es una ecuación que, históricamente, se haya cumplido satisfactoriamente en la ciudad: la canalización de su río o la urbanización parcial del parque de las Acacias en los años 70, la ampliación de zonas verdes en la periferia pero la renuncia a ellas dentro del caso histórico, ofrecen un panorama crítico de cara a contener el cambio climático en su escala urbana.

             Hace unos años, Podemos formulaba una denuncia pública que sigue siendo vigente. Y es que, según dicha formación política, a la luz de un informe emitido en su día por el Ministerio de Hacienda, Algeciras fuera una de las ciudades españolas de más de 100.000 habitantes o capitales de provincia que menos invierte en ayudas sociales y en medidas dirigidas a la creación de empleo, lo que repercute en “un empobrecimiento de la sociedad algecireña y un crecimiento muy grave de las desigualdades sociales”.

El alcalde defiende la acción social del Ayuntamiento, frente a las críticas que suele recibir

Algeciras, después del Covid.-

En esa línea, esta misma semana, el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha presidido la comisión para la promoción e impulso de Algeciras, “un foro de trabajo que busca poner en marcha medidas y actuaciones que permitan a la ciudad avanzar con paso firme una vez que se haya podido superar la pandemia generada por la Covid-19, y que en esta ocasión es una sesión monográfica sobre asuntos sociales”.

         En el encuentro telemático, según informó el Ayuntamiento de Algeciras, han participado los portavoces de los grupos municipales representados en la Corporación municipal, así como representantes de diversos colectivos que trabajan con la exclusión social: Cruz Roja, Cruz Blanca, Victoria Kent, Caritas y Once.

        “Los colectivos que han acudido a la comisión, han insistido en que es prioritario trabajar de forma coordinada durante esta situación tan compleja que estamos viviendo, y en la gran importancia que tiene la derivación de casos para dar una respuesta eficaz a todos aquellos que lo necesitan”.

                La teniente de alcalde delegada de Vivienda, Igualdad y Bienestar Social, Paula Conesa explicó las medidas que el Ayuntamiento de Algeciras está llevando a cabo desde diversas delegaciones, de cara a ayudar a los colectivos más desfavorecidos durante esta grave crisis económica, sanitaria y social causada por la Covid-19 “a cierre de este año se han facilitado 9.331 ayudas económicas por un importe total de 1.094.708,03 euros”.

                “Las actuaciones llevadas a cabo por la Delegación de Vivienda en el 2020 ascienden a un importe de 230.000 euros y que ha beneficiado a más de 500 familias, entre el programa de atención al colectivo de realojo, el programa de emergencia y el programa de reparación de infravivienda. También ha recordado que el programa de rehabilitación integral de La Piñera ha acogido un total de 54 comunidades, el equivalente a la rehabilitación de 416 viviendas, con un presupuesto de más de 4 millones de euros. Además, se han gestionado 207 solicitudes para el programa “Alquila” de la Junta de Andalucía y se han aprobado 68 solicitudes por un importe de 258.220,29 euros del programa de ayudas al alquiler “Vulnerables”.

           Según sus declaraciones, “este Equipo de Gobierno está especialmente preocupado por nuestros mayores, por eso en relación con las personas de la tercera edad, tenemos en marcha la campaña “Cuentas Conmigo” con 108 usuarios, tenemos 626 usuarios de dependencia, 168 de ayuda a domicilio y se ha aumentado a 20 personas más el servicio de comida a domicilio. Además, se ha repartido 200 kits de higiene, subvencionados por la Caixa, a usuarios de estos servicios” ha explicado la delegada.

Comedor Padre Cruceyra, popularmente conocido como Comedor del Carmen

            “Nuestros pequeños son también una prioridad, por eso se han destinado 30.000 euros a la campaña de navidad para comprar reyes a familias sin recursos; se han incluido en el plan SYGA (garantía alimentaria) durante este curso escolar 384 nuevos menores; se han repartido entre familias vulnerables 100 comprar por valor de 70 euros en supermercados Ruiz Galán, donado por el sindicato de trabajadores de Petresa; se han repartido 300 desayunos de Navidad gracias a las churrerías; se han repartido 25 guitarras entre niños sin recursos para que puedan recibir formación a través de “un niñ@, una guitarra”.

También se han llevado medidas sociales en materia de Juventud, como el plan “Algeciras Activa 2020” dotado con 15.000 euros en microbecas, cuya convocatoria para 2021 ya se está tramitando, o convenios de formación online en materias básicas y la obtención de certificados profesionales. Por otra parte, Emalgesa ha mejorado los planes personalizados de pago, ha aplicado tarifas reducidas en el recibo del agua, ha empezado a aplicarse el mínimo vital básico, y la adaptación de las nuevas ordenanzas de abastecimiento y saneamiento.

Por su parte, el alcalde Landaluce ha asegurado que “estamos trabajando de forma incansable, adoptando muchas medidas en esta compleja situación, pero también sabemos que es importante escuchar las opiniones y propuestas de aquellos que están trabajando codo con codo con nosotros y que están involucrados con nuestra ciudad” y ha añadido que “vamos a seguir colaborando con todos los colectivos sociales, que están realizan un trabajo encomiable y digno de reconocimiento”.

                “En Algeciras, nadie pasa hambre, todo el que lo necesita tiene un costo de comida y ayudas, porque los algecireños están atendidos y protegidos por este Ayuntamiento” ha asegurado Landaluce “esta es una ciudad unida, fuerte y solidaria, por eso os mando un mensaje de ánimo y esperanza. Vamos a seguir trabajando todos juntos para superar esta crisis”.

El Grupo Municipal Socialista, en ese contexto, reclamó “la necesidad de contar con un mecanismo que mejore la coordinación de la atención social y de uno o varios albergues de acogida para personas sin hogar”.

“En la anterior reunión de estas características esta ya fue una demanda mayoritaria de las asociaciones. Observamos que pasa el tiempo y no se responde a estas demandas, a pesar de que se anunció la posibilidad de poner en marcha una aplicación”, señala el viceportavoz municipal socialista, Fernando Silva.

El PSOE ya presentó en septiembre un decálogo de medidas en el que recogía “la puesta en marcha de una base de datos común que facilite la coordinación de las políticas de atención social en la ciudad, coordinando la acción del propio Ayuntamiento y de las entidades y organizaciones sociales algecireñas”. Estas propuestas se incluían en la demanda de reactivación económica y social, acordada en un pleno extraordinario.

La reunión con agentes sociales, que según los socialistas, solo ha contado con seis entidades participantes de las más de veinte que asistieron a la primera reunión el 22 de mayo del pasado año, “ha puesto de manifiesto las necesidades de estas, que continúan enfrentándose a las consecuencias del coronavirus y ayudando a numerosas familias, como demuestra que hayan aumentado las prestaciones a familias por Cáritas entre un 50 y un 70% en algunas parroquias”.

“En este encuentro, los socialistas han vuelto a recordar que siguen reclamando la apertura del centro de acogida nocturno financiado con fondos europeos, que se espera para finales de febrero, según ha anunciado la delegada de Bienestar Social. También han reiterado los socialistas que siguen exigiendo la reapertura del centro de acogida la Esperanza, en el barrio de Pescadores, gestionado por el obispado de Cádiz, y que fue rehabilitado con dinero municipal hace cinco años”, señaló el PSOE en un comunicado.

“Agradecemos profundamente el trabajo que estas y otras muchas entidades sociales están realizando en nuestra ciudad. Siempre han sido un pilar fundamental, pero ahora más que nunca están demostrando lo necesarias que son en Algeciras y que debemos poner todo nuestro empeño en facilitar el trabajo para que cientos de familias reciban su mejor servicio”, concluye Fernando Silva.

Fotografías 1 y 2: José Luis Tirado

Fotografía 3: Ayuntamiento de Algeciras

Fotografía 4: Comedor del Carmen

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − 7 =