Algeciras, toreo y música

La escritora algecireña Paloma Fernández Gomá sigue poniendo en valor la historia local como antídoto a la mala imagen habitual que exterioriza la zona

Cara Ancha, Chicorro, Morenito de Algeciras, toreros algecireños nacidos en el siglo XIX. Algeciras es una ciudad de tradición taurina. Mucho más actual es Miguel Mateo Miguelín, que si bien nació en Murcia es algecireño.Maestro del toreo que ponía las banderillas como nadie. Bueno quizá me esté pasando en hablar de este tema, quizás tabú, quizás inapropiado, y no por la pandemia, porque de algo debemos de hablar para no sentirnos cada vez más acorralados. Inapropiado, porque no es socialmente correcto hablar de «toros». Mas recurro a la conocida frase: Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor. Yo no ayudo a ningún señor, sólo hago memoria, memoria histórica de la ciudad. En el año 1921 se inauguró la plaza de La Perseverancia y allí torearon destacadas figuras del toreo nacional; y en 1969 se inauguraba la plaza de Las Palomas, donde siguen toreando las primeras figuras del arte de Cuchares.

Las imágenes de Algeciras ofrecen la singular estampa del coso taurino con la Bahía y el Peñón de Gibraltar de fondo. Y si continuamos recorriendo los pasadizos de la historia, hay que hablar del flamenco. Algeciras es una de las ciudades de Andalucía que cuenta con más afición a este arte y lo demuestra la Sociedad del Cante Grande de Algeciras fundada en el año 1970. Por cierto que el flamenco, tanto en el cante como en el baile, siempre ha formado parte del abanico de las estampas taurinas, y no olvidemos el pasodoble, música de marcado carácter popular muy relacionada con el mundo taurino. Una realidad indisoluble, una tradición viva que se asoma a los corazones y canta con el alma, aquello que le es propio.


A regañadientes la historia es una torre vigía que nunca deja de observar y a veces nos sonroja, otras nos recuerda que somos herencia de un pasado y denostar lo que fuimos es arrojarnos a las fauces de los depredadores de la historia, que la quieran hacer a su modo y forma.

Y hablando de música en nuestra ciudad es de ley hablar de la guitarra universal de Paco de Lucia, maestro entre los maestros, que vivirá siempre entre nosotros. Su biógrafo es otro algecireño escritor y poeta, Juan José Téllez, que no estuvo, inexplicablemente, en el programa Lazos de Sangre que la 1 de TVE emitió en torno a Paco de Lucía, también faltó el hermano del maestro. El programa se tejió en bambalinas alejadas de la realidad, de la tierra y del entorno más cercano a Paco de Lucía.

También es obligado hablar del violinista Regino Martínez Basso que nos dejó en los albores del siglo XX, y una de las calles principales de la ciudad de Algeciras lleva su nombre y señala la casa donde nació.

La Sociedad Algecireña de Fomento preservó y mantuvo viva la llama de la cultura musical, durante muchos años. Hoy Algeciras cuenta con una Orquesta Sinfónica desde el año 2007, su fundador y director es el músico Juan Carlos Ocaña Muñoz

Desde luego hay tema para seguir hablando de música, en todas sus variaciones y estilos, también de quienes le ponen su voz a la música. La ciudad crece en arte.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *