Algeciras insiste en que el Gobierno central ayude a las murallas meriníes

Pilar Pintor, delegada de Cultura, reclama que el ministerio de Transportes amplíe a este proyecto las ayudas del 1,5% cultural que han llegado a otros municipios gaditanos

La teniente de alcalde delegada de Cultura de Algeciras, Pilar Pintor, ha anunciado que se va pedir por escrito la resolución oficial sobre el proyecto de puesta en valor y restauración del Parque Arqueológico de las Murallas Medievales de Algeciras presentado por el Ayuntamiento ante el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para que el entorno se acoja a las ayudas del 1,5% cultural.

“Sabemos que ya se le ha notificado a otros municipios de la provincia, y queremos saber si Algeciras es o no beneficiaria de estas ayudas” ha explicado la edil, que ha dejado claro que “aunque este proyecto sea desestimado por el ministerio, el Consistorio algecireño volverá a presentarlo, pues un patrimonio cultural tan importante merece ser protegido, defendido y conservado”.

Pintor ha señalado que “el Parque Arqueológico de las Murallas Medievales, constituye un gran recurso patrimonial y turístico para la ciudad de Algeciras, las cuales están catalogadas como Bien de Interés Cultural según la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español” y ha explicado que “este equipo de gobierno lleva años trabajando en la puesta en valor del yacimiento, la cual permitirá una lectura más didáctica del conjunto patrimonial, y que consistirá en un recrecimiento selectivo de la muralla, así como en una mejora de la accesibilidad al recinto, de la señalización y de la iluminación”.

Pilar Pintor no ha dado a conocer las gestiones que dirigirá a la Junta de Andalucía en esta materia, dado que en anteriores demandas del consistorio algecireño en torno a este yacimiento, se incluía por igual a Diputación, Gobierno autonómico y Gobierno central. Estas ayudas, en concreto, dependen exclusivamente del ministerio pero dado el buen clima existente entre el consistorio y el Palacio de San Telmo, en la actualidad, resultaría extraño que la Consejería de Cultura no reforzara su participación en la conservación digna del yacimiento.

Los terrenos donde se localiza hoy día el parque arqueológico estuvo ocupado por el cuartel de infantería del Fuerte de Santiago y frente al Parque de María Cristina. En 1996, abandonado ya el uso militar de los cuarteles se procedió a su demolición y a urbanizar la zona. En un principio las obras pretendían ampliar la Avenida de Blas Infante para conectarla con el paseo marítimo, hasta que las primeras catas realizadas delataron su potencial arqueológico.

Dentro del gobierno municipal, presidido entonces por Patricio González, existieron dudas sobre si mantener el proyecto original, extender la avenida Blas Infante hasta el Paseo Marítimo y señalar el yacimiento para rescatarlo en otro momento de la historia. La presión del Instituto de Estudios Campogibraltareños, con Mario Ocaña y Juan Carlos Pardo a la cabeza, del grupo ecologista Agaden o de las conclusones de la Conferencia Internacional sobre fortificaciones en Al-Andalus, donde tomó parte activa el historiador Antonio Torremocha, inclinó la balanza hacia la restauración y puesta en valor del yacimiento.

El yacimiento permaneció nueve años en completo abandono a la espera de subvenciones para su recuperación; no fue hasta 2006 cuando fructificaron los acuerdos firmados entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento para la conservación del conjunto. El parque arqueológico y el Centro de interpretación de la cultura andalusí fueron inaugurados por el entonces alcalde de la localidad, Tomás Herrera Hormigo, el presidente de la Diputación de Cádiz Francisco González Cabaña, la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía Rosario Torres y el subdelegado del Gobierno Sebastián Saucedo Moreno en noviembre de 2009.​ Tal y como recordó Herrera en aquel entonces, todo partió de un protocolo de colaboración en el que jugaron un papel importante Bibiana Aido, entonces delegada provincial de la Consejería de Cultura, y Carmen Calvo, en aquel momento ministra de Cultura.

Las aportaciones previstas ascendían a 755.000 euros por parte de la consejería de Cultura; otro tanto por parte de la Diputación de Cádiz y 600.000 euros por parte del ministerio de Cultura. A esto hubo que sumar los 96.000 euros aportados por el Ayuntamiento. No obstante, la inversión final que requirió la obra ascendió a un global de 2,3 millones de euros. Veremos a ver ahora.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *