Algeciras, después de Paco, un disco al son de Antonio Sánchez Pecino

Nueve guitarristas demuestran la vigencia de la escuela creada por el padre de Paco de Lucía

Quizá junto con el retorno rockero de Brutal Thin y del nuevo disco de Pepe de Lucía, auspiciado por Alejandro Sanz, la noticia musical del año en el Campo de Gibraltar quizá estribe en un interesante disco colectivo sobre la escuela guitarrística que abanderó Antonio Sánchez Pecino (Algeciras, 5 de febrero de 1908 – Madrid, 23 de junio de 1994), el padre de la dinastía flamenca de los Lucía.

El disco se titula “Algeciras, después de Paco” e incorpora a guitarristas ya sobradamente formados como José María Bandera y Antonio Sánchez, ambos nietos de Sánchez Pecino, el primero hijo de María, que le pidió a su padre que le diera las clases que ella no había podido recibir en parte por el machismo de la época, y el segundo, de Antonio, que aunque también siguió en un principio las clases paternas, se dedicó pronto a otros menesteres laborales.

Créditos del disco «Algeciras, después de Paco»

La nómina la completan otros discípulos directos o indirectos de Paco, como Salvador Andrades y su hijo José Manuel León o Paco Martín, ya fallecido pero que reaparece aquí en una grabación inédita, y su hijo Antonio, un notable tocaor emergente. Completan los créditos José Carlos Gómez, que llegó a militar en el Ballet Nacional y que lo mismo ha acompañado a Alejandro Sanz que ha publicado varios discos como tocaor pero también como cantautor. Luis Balaguer, un excepcional guitarrista de Algeciras, residente en Jerez, completa el elenco junto Salvador Casas, el Niño del Bori, muy unido su padre a la familia de Paco y cuyo sobrado talento juvenil sorprendió a todos en 2009 al obtener el primer premio del certamen de guitarra Ramón de Algeciras.

A juicio de sus promotores, esta grabación pone de manifiesto “la existencia real de una escuela de guitarra flamenca algecireña, una forma de tocar única con una personalidad arrolladora y con un olor y sabor a mar y océano inconfundible”.

El disco ha sido publicado por la Asociación Cultural Sirimusa, que dirigen José Manuel León –ese fue el título de su primer disco—y Alicia Carrasco. Cuenta con la colaboración con el Ayuntamiento de Algeciras y la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y se está comercializando en formato USB, que incluye 9 piezas musicales y 3 videos multimedia, así como un libreto en archivo PDF.

“Nacer, crecer y respirar en Algeciras seguramente sea uno de los sueños de cualquier guitarrista. Aquí, en esta ciudad del sur de Europa por donde pasaron tantas culturas, nació el mejor guitarrista de todos los tiempos, y no sólo dejó su estela por las calles donde creció, también dejó una escuela, una manera de tocar la guitarra, un sonido, una expresión salvaje y dulce como los vientos del Estrecho de Gibraltar… Su padre, Antonio Sánchez Pecino, enseñó a tocar a todos sus hijos y también a algunos guitarristas de la tierra que a su vez enseñaron a las siguientes generaciones”, explica José Manuel León, productor de esta obra.

A juicio de estos intérpretes, “Algeciras, después de Paco” es Agradecimiento, Responsabilidad, Honor y Ganas… Ganas de mostrar lo que hemos aprendido y respirado en nuestra querida Algeciras, Honor por tener la oportunidad de representar un legado de valor incalculable, Responsabilidad porque hablamos de “Paco de Lucia” y Agradecimiento porque realmente es una suerte haber aprendido de la mejor escuela de Guitarra Flamenca del mundo. Este es un trabajo de Guitarra Flamenca, donde interpretaremos piezas de nuestros respectivos repertorios y haremos un apasionante viaje por la discografía de Paco de Lucia a través de sus rumbas, formando un mosaico apasionante con las mas bonitas melodías del Maestro de Algeciras”.

Portada de esta notable antología de la escuela guitarrística de Algeciras

A la percusión, Paquito González, Ruben Ruppik, Angel Sánchez “Cepillo” –escolta habitual de Gerardo Núñez, entre muchos otros– y Adrián Trujillo Fabre. El disco comienza con un homenaje a la rumba, el estilo que encumbró Paco de Lucía y cuya música interpretan ahora José Carlos Gómez y José Manuel León. Se trata de un viaje musical que amalgama ráfagas de granaínas, fraseos de su versión del Concierto de Aranjuez, del maestro Rodrigo, o una luminosa itinerancia por algunas de sus rumbas más conocidas: Convite, Chanela, Palenque o Manteca colorá; pero tampoco faltan los acordes por tanguillos de “De Algeciras a Estambul”, la pieza que dedicara al maestro José Manuel León, quizá en memoria de aquella ocasión, en San Feliu de Guixols, en 1979, en un concierto donde Paco de Lucía acompañó a la guitarra a Joan Manuel Serrat, en su conocida canción “Mediterráneo”, que incluye esos famosos versos que muchas veces se aplicaron a la propia biografía vital y musical del célebre guitarrista algecireño. “Toda una rumba” también se ofrece en versión multimedia, en una propuesta realizada por Ana Solinis, rodada en el espacio Osvaldo Lobalzo, en Sotogrande, en San Roque, mientras dicho artista ejecuta una pintura al son de su música.

Prosigue la grabación con “Levante”, unas alegrías que compone e interpreta Antonio Sánchez, hijo de un hermano de Paco, y que acompañó en numerosas ocasiones con el maestro, incorporándose de pleno derecho al Septeto que alumbró el disco “Cositas buenas”. También se ofrece en versión audiovisual, realizada por su primo, Ramón Sánchez, el hijo de Ramón de Algeciras.

A continuación, reina una solea por bulerías titulada “Siempre Paco”, compuesta e interpretada por José María Bandera, que acompañó en numerosas ocasiones a su tío, llegando a grabar con él varias piezas de su célebre trío con Juan Manuel Cañizares. También Bandera giró con su tío en numerosas ocasiones, o interpretó la compleja partitura de Manolo Sanlúcar para el ballet “Mariana Pineda”, de Sara Baras. A sus 60 años, la afición espera su primer disco y aquí se brinda lo que puede considerarse un aperitivo rico en nutrientes de la tierra pero también enriquecido por la curiosidad interpretativa y compositora de este destacado miembro de la familia.

Un delicado vals flamenco que se titula “Amor de luna”, es la aportación de Salvador Andrades, un tocaor fundamentalmente flamenco, pero que no ha descartado otras aventuras musicales, como su época junto al dúo La Plata, que le llevó incluso a participar en el festival de la OTI. Entre sus últimos trabajos, figura la composición e interpretación de “Amor en libertad”, el último espectáculo del bailaor linense David Morales, concebido y producido en Venezuela, en torno a la figura de Simón Bolívar, congeniando el flamenco con el folklore popular y los llamados cantes de ida y vuelta.

Luis Balaguer, un flamenco que ha coqueteado ocasionalmente con otras disciplinas, es profesor de Conservatorio en Jerez, ya que cuenta con estudios superiores de clásico y de música moderna y jazz, géneros por los que ha transitado con brillantez y soltura, sin desarraigarse de sus orígenes. Y así lo demuestra en su último álbum, “Canciones del Estrecho”, cuyo primer título, “Isla de la Paloma”, incorpora en solitario a este disco colectivo.

Antonio Sánchez Pecino, acompañado por su hijo, un jovencísimo Paco de Lucía

Una presencia obligatoria en un disco dedicado a la escuela algecireña y a los alumnos de Antonio Sánchez Pecino, es la de Paco Martín (31 de diciembre 1944 – 9 de diciembre 2012), amigo y coetáneo del autor de “Entre dos aguas”, al que llegó a llamar “el terminator de la guitarra” y en cuya casa natal llegó a impartir clases hace décadas. Seguidor de Manitas de Plata y de Ramón de Algeciras, el hermano mayor de Paco y continuador de la escuela de Niño Ricardo, empezó acompañando a Flores El Gaditano en un concierto en el Casino Cinema y Antonio Molina le contrató para su tablao madrileño Los Paquiros. Realizó giras por España y Francia, acompañando a artistas de la talla de Fosforito, Juanito Valderrama o Marifé de Triana. Aquí, aporta una estremecedora soleá titulada “El retrato”. En el disco, ese hilo musical desemboca a continuación en su hijo, Antonio Martin, que a pesar de su juventud, su toque despierta creciente interés, como ocurre en la taranta tituladas “Patio Caldera” y que defiende con si guitarra en solitario.

A continuación, Salvador Casas, junto a la percusión de Angel Sánchez “Cepillo”, brinda una bulería titulada “Manuela”, con un variado registro de influencias bien digeridas. En su pedigrí, la cercanía de su familia con la de Paco, suscitó una admiración desde la infancia que ha digerido de la mejor de las maneras, respetando al maestro pero desobedeciéndole al mismo tiempo, tal y como el propio Paco predicaba respecto a la tradición flamenca.

Toda una rumba, en el que enlazan con maestría fragmentos de toques de Paco, desde retazos de granaínas a disonancias del Concierto de Aranjuez a fraseos de sus rumbas como Convite, Chanela, Palenque o Manteca colorá; cierran con De Algeciras a Estambul, donde exponen por tanguillos su categoría técnica y armónica.

La edición se completa con el citado contenido multimedia que incluye una grabación del Departamento de Imagen y Desarrollo del Ayuntamiento de Algeciras titulada “La silla de Paco”, de color verde y con una chapa que celebra al maestro, que data de 1999 y que se conserva en la Sociedad del Cante Grande. La grabación en distintos enclaves emblemáticos de Algeciras, incluye la presencia en pantalla de José Carlos Gómez, Salvador Andrades, José Manuel León, Fran de Algeciras, Antonio Martín y José Carlos Cabrera.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *